Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ecología retrasa y encarece los cañones de nieve artificial

Las lluvias de octubre pasado -durante 28 días consecutivos diluvió sobre Madrid- y las exigencias ecológicas del biólogo Pablo Arroyo han encarecido las obras de instalación de 58 cañones de nieve artificial en tres pistas de Navacerrada y han retrasado su puesta en funcionamiento. No obstante, el informe de impacto ambiental elaborado por Arroyo considera "aceptables" las obras.

El biólogo autor del estudio, encargado por el Gobierno regional, reclamó en septiembre a la Comunidad de Madrid, entre otras medidas correctoras, el alquiler de un helicóptero para retirar desde el aire los viejos remontes de la pista de El Bosque y sustituirlos por unos nuevos. De esta manera se eliminó el impacto que habrían ocasionado las grúas y los camiones para abrirse paso entre el pinar y llegar hasta el lugar de trabajo. Los nuevos remontes con telesillas cuatriplazas de la pista de El Bosque, instalados con la ayuda del helicóptero de transporte, funcionarán el lunes. Esta operación aumentó el presupuesto en 20 millones de pesetas, pero no fue la única que incrementó los gastos.La aceptación de las medidas correctoras ha supuesto un coste adicional de 195 millones de pesetas sobre unas obras donde el organismo regional Deportes de Área y Montaña había previsto invertir 600 millones.

Según Juan Carlos Blanco, gerente de este organismo, las mejoras medio ambientales han permitido reducir los daños ecológicos del polémico proyecto. Pese a ser aprobado por unanimidad en la Asamblea de Madrid, el plan de la Comunidad de Madrid para regar de nieve artificial las pistas de Navacerrada ha recibido múltiples críticas de los grupos ecologistas. Navacerrada y la Puerta del Sol sirvieron de escenario para que la bandera verde contra los cañones se paseara en señal de protesta. La Asociación Ecologista para la Defensa de la Naturaleza (Aedenat) denunció entonces que el Ejecutivo madrileño pretendía construir "un parque de atracciones en la sierra a costa de su conservación". Aedenat cree que el proyecto fomentará la especulación inmobiliaria en los alrededores de las pistas y facilitará el asalto de los automovilistas a una zona de alto valor ecológico. Sin embargo, el biólogo Pablo Arroyo, que firma el informe de impacto medioambiental, considera "tanto social como medioambientalmente aceptable la puesta en marcha de los cañones". Los dos volúmenes del estudio, que ya conocían algunos diputados regionales de la comisión de medio ambiente, llegaron esta semana a la Asamblea desde la Consejería de Educación y Cultura. La decisión de instalar los cañones se adoptó antes de conocer este informe.

PASA A LA PÁGINA 3

El estudio de impacto ambiental minimiza los daños de las obras

VIENE DE LA PÁGINA 1

El estudio de impacto ambiental "sobre la producción de nieve artificial en Navacerrada" del biólogo Pablo Arroyo señala a la comunidad, promotora de las obras, una serie de cautelas que debe respetar: "No podrán utilizar explosivos, deberán trasplantar los pinos afectados, enterrarán las casetas". Pero las conclusiones del informe resultan muy positivas para el proyecto: "El impacto es temporal, muy localizado, recuperable y conipatible". Con esta interpretación, y respetando todas las sugerencias, las obras para instalar los cañones de nieve artificial están a punto de concluir. Los técnicos que dirigen los trabajos están rematando los cuadros eléctricos de la instalación y probando el mecanismo de bombeo del agua que se transformará en nieve artificial. "En 15 días puede estar todo listo", indicaba ayer el alcalde de Cercedilla, Enrique Espinosa (independiente). "Se han doblado los turnos de electricistas para acabar antes", aclaró.

En las próximas semanas, el nuevo sistema regará las pistas del Telégrafo, El Bosque y El Escaparate, pero los responsables del proyecto en la Comunidad de Madrid aún no se arriesgan a dar una fecha concreta.

El retraso, cifrado en 45 días por el alcalde de Cercedilla, ha ocasionado "algún perjuicio" a la zona. Fundamentalmente por las tremendas expectativas creadas y por la falta de nevadas. "La meteorología de estos meses permitía producir nieve, artificial para suplir la falta de nieve natural, pero al no estar los cañones listos no se ha podido hacer. Los establecimientos del puerto se preparan todos los años para la ruina, pero este año tenían grandes esperanzas", dice Espinosa.

El regidor de Cercedilla se muestra conformista: "Si hemos esperado 20 años a que lleguen los cañones de nieve artificial, podemos esperar otros 15 días. Lo importante es que empiece a funcionar antes de que acabe esta temporada para que, en la próxima, los técnicos estén más prácticos en el manejo de la maquinaria".

Nieve en Navacerrada

Ayer, las pistas de Navacerrada inauguraron su particular temporada de esquí con 30 centímetros de nieve en polvo. "En Cercedilla, con la nieve que ha caído y la preparación de las pistas, va a durar más tiempo. Ahora con 10 centímetros se puede esquiar; y antes, con esos mismos 10 centímetros, sólo se podía esquiar entre piedras. Las mejoras permiten que la nieve dure más y las pistas sean más seguras", comenta Espinosa. La Comunidad de Madrid amplió en otros 20 millones su presupuesto para comprar manto orgánico y convertir en un tapiz las tres pistas de Navacerrada. "Hemos colocado una especie de moqueta compuesta por fibra de coco o de paja para que, con la hidrosiembra, se garantice una revegetalización más rápida".

El alcalde de Cercedilla alaba el "cariño medioambiental" que han puesto los dirigentes autonómicos en las obras. "En otras estaciones, como Sierra Nevada, no se ha tenido el mismo cuidado". Otros alcaldes de la zona, como el de Guadarrama, Miguel Aláez (del Partido Popular), se siente "maltratado". "Sólo me llamaron a la primera reunión de seguimiento de las obras. Ahora no sé nada, aunque el proyecto me parece bien, y respecto a las mejoras medioambientales..., todo lo que sea ecológico y bueno me parece fenomenal".

La tecnología comprada para innivar -sembrar de nieve artificial- las tres pistas no emplea aceite para la refrigeración del agua, con lo que se evita el peligro de contaminación, según el biólogo. Los 56 cañones de alta presión, y los dos de baja presión (producen más cantidad de nieve artificial) sólo funcionarán por la noche como "complemento de las nevadas" y entre noviembre y abril. La influencia microclimática de la nieve artificial será "irrelevante", explica Arroyo en su informe.

300.000 esquiadores

El sistema para producir nieve artificial a través del agua recogida en el arroyo Telégrafo tampoco supone una amenaza al abastecimiento de los habitantes de entorno. Según los cálculos realizados por el biólogo Pablo Arroyo, los 58 cañones tan sólo con sumirán un 4.6% del volumen embalsado en el arroyo. "Además, durante la época de innivación los embalses de Guadarrama abren sus compuertas por el exceso de aguas", matiza.

Para enterrar las tuberías de agua y las conducciones eléctricas, el informe medioambiental sugirió cavar una sola zanja por el centro del camino para salvar las raíces de los árboles.

Con todas estas obras, Nava cerrada se convertirá en el primer destino de los 300.000 es quiadores madrileños que, hasta ahora, buscaban nieve en otras regiones. Según la comunidad, el 86% de los deportistas que viajen hasta la remozada estación invernal pasarán el día completo en las pistas y el 22% estarán dispuestos a pernoctar si la zona "dispone de una buena oferta de servicios". Los municipios más beneficiados por la previsible avalancha de esquiadores serán Navacerrada y Cercedilla. El 50% de los negocios en estas dos localidades está directamente re lacionado con el turismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 1994

Más información