Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Un comisario de la UE pide levantar el embargo de armas a Bosnia

El comisario de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE), Hans van den Brock, pidió ayer el levantamiento del embargo de armas a Bosnia-Herzegovina en caso de que ni la Organización del Tratado del Atlántico Norte (0TAN) ni las Naciones Unidas consigan aplicar sus resoluciones sobre la guerra en la región. En España, el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, se mostró contrario al USO de la fuerza en la ex república yugoslava.

Van den Broek realizó estas manifestaciones en una sesión pública de la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo, a la que asistieron el ex comandante de las Fuerzas de Protección de las Naciones Unidas en la antigua Yugoslavia (Unprofor), el general Philiippe Morillon; el comisario (de Cooperación, Manuel Marín, y el ex-comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, José María Mendiluce.Van den Broek pidió de nuevo la suspensión de la mediación de la UE mientras las tres partes en conflicto no estén (le acuerdo en negociar seriamente, apoyó con reservas la labor del mediador David Owen y presentó una disyuntiva: "O se aplican las decisiones de la OTAN, basadas en las resoluciones del Consejo de Seguridad, y las palabras son apoyadas por acciones militares limitadas y con objetivos humanitarios, o no se sigue negando a la parte más débil el- derecho y la posibilidad de defender sus propios intereses, si es necesario por las armas". Van den Broek aseguró que esperaba una reacción del Consejo de Ministros a esta situación.

El vicepresidente de la Comisión, Manuel Marín, encargado de la ayuda humanitaria, señaló que las intervenciones militares "insuficientemente respetuosas con el contexto local" pueden servir de detonadores de los sentimientos nacionalistas.

Por otra parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Javier Solana, reiteró ayer su oposición al uso de la fuerza en Bosnia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados.

Esta vez: Solana no echó mano de argumentos filosóficos para justificar su oposición. Esgrimió razones prácticas para no llevar a cabo la amenaza formulada por la OTAN en su cumbre de hace dos semanas de efectuar ataques aéreos para permitir la sustitución del contingente canadiense por otro holandés en Srebrenica y la apertura del aeropuerto de Tuzla para la distribución de más ayuda humanitaria.

A pesar del ambiente ensombrecido en la zona, el jefe de la diplomacia española afirmó que "hay que mantener el compromiso de la presencia española de cascos azules hasta finales del invierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 1994