Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos personas mas denuncian malos olores en tres botes de tomate

La denuncia de Carlos B., que encontró la semana pasada un objeto de origen orgánico, maloliente y en descomposición en un paquete de tomate de la marca Apis (véase El País Madrid del pasado viernes), ha animado a dos personas más a denunciar casos similares de alimento en mal estado. José Luis Coto, de 32 años, halló en dos envases -idénticos al adquirido por Carlos B.- inquilinos "indefinibles y repugnantes", en julio y octubre pasados. Lo malo es que cuando descubrieron la anomalía por primera vez,Coto ya había ingerido más de la mitad del contenido.Otra consumidora, Mercedes Mateu, asegura que sus dos hijos pequeños sufrieron una intoxicación leve las pasadas Navidades como consecuencia de haber tomado un arroz aderezado con tomate Apis envasado en cristal. Esta vez no hallaron elemento extraño alguno dentro, pero cierto mal olor procedente del tarro levantó las sospechas de Mercedes.

José Luis Coto comprobó con horror cómo en el fondo del cartón de tomate Apis, que había adquirido en un hipermercado Alcampo, quedaba una "cosa brillante y medio descompuesta", tal y como le pasó a la familia de Carlos B. la semana pasada. El asco empujó a Coto a denunciar el hallazgo en la Oficina Municipal del Consumidor de Leganés. Coto, además, elevó una reclamación el 27 de julio contra la empresa que produce y envasa este producto, Carcesa, situada en Badajoz. Un segundo encuentro en octubre con algo igualmente repugnante, "pero más pequeño", dentro del envase, ya le resultó demasiado.

Expertos en consumo consultados achacan éstos desagradables hallazgos a la acción de los hongos, sin descartar un posible envasado irregular o algún sabotaje. "Un golpe pudo haber formado poros en el envase", explican. Aunque también admiten que el tomate, por su acidez, no es el caldo de cultivo ideal para la proliferación de estos microorganismos. "A veces se nos presentan casos", admitieron responsables de la empresa Carcesa, pero también le echan la culpa al aire y la humedad del bote, que lleva "un tiempo abierto".

Inspección

La Oficina del Consumidor de Leganés envió el 5 de agosto una inspección al hipermercado donde José Luis Coto adquirió el paquete de tomate. El responsable de esta oficina, Valentín Gil, encargó un análisis del contenido de varios cartones pertenecientes al mismo lote que denunció Coto. No hallaron en ellos nada anormal, según Gil. No obstante, remitió la reclamación sobre Carcesa a la Junta de Extremadura. Luz Rueda, inspectora de. Consumo de la Junta, explica que la empresa fue inspeccionada en septiembre con motivo de la reclamación de Coto, pero ya no encontraron ningún paquete del mismo lote. Añade que el resto de los análisis demuestra que todo estaba en orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1994