Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA - RESIDUOS COSTEROS

La alerta de los detonadores se extiende a Galicia

Madrid / Rennes

Los gobiernos civiles de Lugo y La Coruña recomendaron ayer a los alcaldes de los municipios costeros de estas provincias que estudien la posibilidad de limitar el acceso a sus playas ante el peligro que suponen los detonadores pirotécnicos que se encuentran a la deriva en el mar. Los detonadores fueron perdidos hace más de una semana frente a Bretaña (Francia) y el fuerte temporal registrado en los últimos días ha ido arrastrando los artefactos a lo largo de la costa atlántica francesa.Varios de esos artefactos explosivos fueron hallados en la costa vasco francesa, lo que motivó que el Ayuntamiento de San Sebastián decidiera el pasado lunes, como medida preventiva, cerrar por tiempo indefinido el acceso del público a las playas de la Concha, Ondarreta y Gros. Asimismo, el resto del litoral vasco está controlado por agentes de la Policía Autónoma.

Por su parte, los gobiernos civiles de Lugo y La Coruña recomendaron ayer que, en caso de que alguien encuentre alguno de los detonadores, éstos no deben tocarse y hay que avisar a la Guardia Civil, los bomberos o las autoridades locales.

Mientras, en Francia, la mitad de las playas del litoral atlántico están afectadas por los vertidos de detonadores explosivos y residuos, y se encuentran prohibidas a los visitantes.

Más de 5.000 detonadores han sido recogidos ya en las playas del canal de la Mancha y del Atlántico por la policía y el ejército. Sólo ayer se retiraron en Calais 6.000 paquetes de plástico con pesticidas, con lo que en una semana se han recuperado 140.000 envases de ese tipo en la zona. En áreas de la costa atlántica han aparecido otros desechos: acetona en la Vendée y placas de hidrocarburos en la isla de Yeu, entre otros materiales.

El ministro de Medio Ambiente, Michel Barnier, no oculta su irritación por ver "las playas francesas convertidas en basureros", y ha pedido una "información inmediata" de todos los cargamentos de buques que costean el Atlántico francés. Esa reivindicación ha sido juzgada como "poco realista" por la Unión Marítima y Fluvial de Marsella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993