Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA SOCIALISTA

Denuncias de afiliaciones falsas en Málaga y Cantabria

El escándalo del PSOE de León será investigado por la fiscalía del Tribunal Superior

El recrudecimiento del enfrentamiento entre renovadores y guerristas del PSOE ha hecho proliferar las denuncias de afiliaciones irregulares al partido. El fraude de la militancia, que se descubrió en León, se extiende ahora por Málaga y Cantabria. La agrupación local de Vélez-Málaga ha expedientado a seis militantes del sector renovador tras observar irregularidades en la tramitación de una treintena de afiliaciones. En la localidad cántabra de Polanco, los renovadores han denunciado la captación irregular de ocho personas por parte de los guerristas de la ejecutiva regional. En León, el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis García Ancos, señaló ayer que intervendrá de oficio si es que antes no se interponen denuncias.

La agrupación de Vélez-Málaga ha expedientado a seis militantes renovadores al comprobar la existencia de afiliaciones en las que supuestamente se falsificaron la firma del secretario de organización local, Antonio López, y el sello de la agrupación. Los expedientes han sido remitidos al comité de conflictos.Según fuentes socialistas, el objetivo de los expedientados era "puentear" a la ejecutiva local, a la que acusaban de impedir "la entrada de nuevos militantes para evitar que se desequilibraran las fuerzas entre los dos sectores". El descubrimiento de las supuestas anomalías motivó un enfrentamiento entre renovadores y guerristas, ya que inicialmente el PSOE de Vélez, controlado por el aparato guerrista, pidió a la ejecutiva provincial que investigara la presunta implicación en los hechos de tres destacados dirigentes renovadores en la provincia. Fue la propia dirección provincial la que, días después, rechazó las imputaciones hacia estos últimos.Control de delegados

En la provincia de Málaga, tradicional feudo del secretario regional, Carlos Sanjuán, la lucha entre renovadores y guerristas por el control de los delegados se está librando en las agrupaciones. La ejecutiva provincial admite que durante los últimos tres meses se han creado 11 nuevas agrupaciones tanto en la capital como en la provincia. 2.400 nuevos militantes se han incorporado al PSOE en Málaga durante este año y casi 800 afiliaciones se han tramitado en el último mes.

Los renovadores han presentado recursos ante la ejecutiva federal por la creación de algunas de estas agrupaciones, ya que, en la mayoría de los casos, se asegura desde este sector, "se han desdoblado agrupaciones que nosotros controlábamos para poder contrarrestarnos con delegados afines a sus tesis".

En Sevilla, los renovadores denunciaron en septiembre la inscripción de 67 afiliados en la agrupación Macarena, la más numerosa de Andalucía, sin que los órganos ejecutivos las hubieran aprobado. Estas altas se produjeron en agosto, cuando apenas hay actividad política, y días antes de la celebración del comité provincial extraordinario en el que salió elegida secretaria general la renovadora Carmen Hermosín.

El censo de esta agrupación fue impugnado ante el comité de conflictos del PSOE de Andalucía, sin que aún se haya adoptado una decisión al respecto.

Otra denuncia ha sido cursada a la ejecutiva federal por la agrupación de Polanco (Cantabria), dominada por los renovadores. Se refiere a la presunta falsificación de firmas en ocho solicitudes de ingreso, avaladas por Rosa Inés García Ortíz, secretaria de organización regional y esposa del secretario regional, Jaime Blanco, y el concejal de Polanco Luis Barrero.

Tras hacer notar a García Ortíz que faltaban las firmas de los interesados, aquélla las devolvió firmadas. Como la agrupación mantenía sus dudas, se dirigió a cada uno de los solicitantes de ingreso. "Sólo acudieron dos y otro, Eduardo González Salas, escribió para decir que su firma había sido falsificada", declaró ayer Francisco Gutiérrez Rubio, responsable de organización del PSOE de Polanco.

Rosa Inés García rechazó ayer las acusaciones y aseguró que el problema es justamente el contrario. La Agrupación de Polanco, según aseguró, se negó a dar de alta a personas que querían ingresar en el PSOE y reunían los requisitos.

Según la secretaria de organización regional, la agrupación local tardó cuatro meses en dirigirse a los solicitantes para verificar su voluntad de ingreso. Algunos estaban de vacaciones, por lo que no pudieron contestar. Los ocho recurrieron a la ejecutiva regional aportando un certificado notarial de su voluntad de ingresar en el PSOE.

La ejecutiva regional, además de dar de alta a los nuevos afiliados, abrió expediente disciplinario al comité local de Polanco por "clara actitud de obstrucción". En cuanto al caso de González Salas, que afirma que su firma fue falsificada, Rosa Inés García declaró que no le conoce y que no está afiliado ni figura en el censo del partido.La solicitud de ingreso en la agrupación de Polanco lleva la firma como avalista de la secretaria de organización regional y del concejal Luis Barrero, igual que las demás. Rosa Inés García señaló: "He firmado solicitudes de ingreso porque me lo ha pedido gente, pero ni le conozco ni es miembro del partido.Por otro lado, el fiscal del Tribunal Superior de Castilla y León, José Luis García Ancos, manifestó a la cadena SER que las afiliaciones irregulares podrían tramitarse por vía penal, como falsedad en documento, de acuerdo al artículo 306 del Código Penal, "una vez que se conozca como ocurrieron los hechos y cómo quedaron plasmadas las firmas".

Ayer se conoció un auto del Supremo por el que Gerardo García Machado, presidente de la Unión de Campesinos Leoneses (UCL) y presunto autor de la mayoría de las afiliaciones irregulares -pese a no militar en el PSOE-, deberá abandonar de forma inmediata la presidencia del sindicato agrario.

El Supremo ratifica una sentencia anterior, de octubre de 1992, de la Audiencia Provincial de León, que ratificaba la validez del último congreso de la UCL, celebrado en septiembre de 1990, en el que tras duros enfrentamientos verbales y físicos se eligió una nueva ejecutiva que apartaba del poder a García Machado.Lucha o comodidadAnoche estaba prevista la celebración en la localidad leonesa de Borrenes la primera asamblea, de las tres que se van a celebrar en la provincia hasta el jueves, de militantes socialistas con el ex ministro Javier Sáenz de Cosculluela y Jorge Gómez, de la ejecutiva del PSOE. Sáenz de Cosculluela trató de quitar dramatismo a la Investigación y recordó que ha partido de la propia ejecutiva la iniciativa. "Los escritos de impugnación lo son porque muchos se han afiliado en lugares distintos a donde habitan y ello puede ser por la propia lucha política, por razones personales, de comodidad o de todas juntas".

Sáenz de Cosculluela aseguró que "las afiliaciones colectivas no están prohibidas en absoluto, y a nadie parece mal que miembros de un sindicato entren en bloque a militar". "Lo que tiene que quedar claro y lo que interesa a la ejecutiva es si los afiliados lo son voluntariamente, porque no queremos militantes que no lo quieran ser", añadió.

Dirigentes provinciales advirtieron ayer que tanto en León como en otras federaciones socialistas, la lucha precongresual se aleja de la simplificación entre guerristas y renovadores, ya que, en la mayoría de los casos, "las rencillas son locales y de lucha por el poder territorial".

Miguel Ángel Casado, de 37 años, alcalde de Borrenes y dirigente de la Agrupación Socialista de la localidad (unos 900 habitantes), que se autocalifica como guerrista, retó ayer a la ejecutiva federal a que busque uno solo de los nuevos afiliados que "no esté conforme". Borrenes, a 17 kilómetros de Ponferrada, pasó de tener 18 militantes socialistas el pasado 9 de octubre a 102 al día siguiente. "Todos se han afiliado porque he ido casa por casa convenciendo de que cuantos más fuéramos más fuerza tendríamos para sacar al pueblo adelante", afirma rotundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993