Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colegio de Abogados expedienta dos letrados el 'caso Olot'

El Colegio de Abogados de Barcelona ha abierto un expediente informativo a los letrados Ignacio Rubio y Coral Rubio, abogados de dos de los supuestos implicados en el secuestro de la farmaceútica de Olot Maria Ángels Feliu, en relación con la intervención de ambos en el programa de Antena-3 Cita con la vida, emitido el miércoles de la semana pasada. En ese espacio estuvieron presentes, además de los dos abogados, una de las presuntas implicadas, María Ángeles Mariño, y Francisco Evangelista, delator de los dos detenidos en la causa. Todos ellos abordaron distintos aspectos de las diligencias del caso, declaradas secretas por el juez, y realizaron un auténtico careo televisivo.A la vista de todo lo ocurrido, la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados decidió abrir un expediente -en el que los letrados tienen que formular sus alegaciones antes de que la junta decida si hay motivo para sancionar o no- por considerar que los abogados Rubio no debieron contribuir al 1amentable hecho que supone desvelar públicamente lo que debe ser materia reservada de investigación".

El Colegio afirma, en una nota hecha pública ayer: "Resulta intolerable que nadie, y menos un abogado, interpele a un juez o magistrado fuera del procedimiento procesal". Esta apreciación se refiere a un momento del programa televisivo en el que el letrado Ignacio Rubio invocó al juez del caso, Santiago Pinsach, para que telefoneara al estudio. Este diario intentó ayer sin éxito localizar a los letrados Rubio para conocer sus argumentos.

Declaración de Bassas

El juez Santiago Pinsach se desplazó ayer a la prisión de Figueres para tomar declaración a Xavier Bassa, la única de las personas detenidas en relación con el secuestro de la farmacéutica Maria Ángels Feliu que no había sido aún interrogada por el magistrado que instruye el caso. Pinsach, acompañado por el fiscal, Carlos Ganzermuller, y la abogada de Bassa, Rafaela Ortiz, interrogó al detenido durante más de cuatro horas.

Bassa, que trabajó en una agencia de detectives privados junto con el otro detenido, Joan Casals -que permanece ingresado en la prisión de Gerona- y el delator, Francisco Evangelista, prestó declaración ante el juez de Olot 19 días después de su detención, el 30 de octubre en su vivienda de Castelldefels. Bassa, que participó con Casals en un negocio de material textil, admitió, en su primer interrogatorio ante el juez de Gavà, haber mencionado la posibilidad de perpetrar un secuestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1993