Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ofrece a los ayuntamientos un pacto de Estado para aumentar su poder

Saavedra se compromete a escalonar la deuda y a facilitar una bajada en los tipos de interés

El Gobierno se comprometió ayer, ante la asamblea general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) -la representación de los más de 8.000 municipios españoles-, a escalonar sus deudas y a facilitar la bajada de los tipos de interés de sus créditos. Estas medidas, destinadas a solventar la agobiante deuda a corto plazo de los ayuntamientos, superior a los 300.000 millones de pesetas, estuvieron acompañadas de una oferta de acto municipal entre el Gobierno, las comunidades autónomas y los municipios, que presentó el ministro para las Administraciones Públicas, Jerónimo Saavedra, en nombre del presidente del Gobierno, Felipe González, según manifestó expresamente. Este pacto pretende ser una continuación del cerrado el año pasado con las comunidades autónomas, y tiene como objetivo fundamental el aumento del poder de los municipios, con una redefinición de sus competencias.

/ X. HERMIDA,

La asamblea despertó una expectación inusitada. Unos 1.500 alcaldes de todos los partidos, una cifra jamás superada en una con centración municipal en España, se reunieron en La Coruña para decidir medidas ante sus agobios financieros y reivindicar el fortalecimiento de su papel dentro del Estado de las autonomías.La intervención de Jerónimo Saavedra, que tenía como objetivo calmar el malestar de los municipios, fue acogida con frialdad: algunos aplausos, unos pocos silbidos, comentarios de es cepticismo e incredulidad, y que jas de que el ministro había sido poco concreto.

El titular de Administraciones Públicas se comprometió en primer lugar a facilitar la resolución de la deuda a corto plazo de los municipios, que se eleva a 300.000 millones de pesetas. En nombre de Felipe González, Saavedra apuntó como soluciones "el posible reescalonamiento de las deudas y la búsqueda de me canismos que permitan una me joría de los tipos de interés de acuerdo con la evolución favorable del mercado". En esa misma línea, el compromiso del ministro se extendió a "solventar, en el más breve periodo de tiempo posible, la falta de agilidad de las transferencias y en la liquida ción, planteada por la FEMP como cuestión prioritaria".

Además de este primer nivel de compromiso, y más acuciante debido a la deuda municipal, Saavedra se ofreció a reformar, mediante una negociación con la FEMP, la Ley de Bases de Régimen Local y la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para facilitar la estabilidad municipal.

En un terreno más concreto, señaló que su pretensión al abrir la negociación es permitir la mejoría recaudatoria del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), reflejando el resultado de ese diálogo, si ello fuera necesario y posible, en las leyes de carácter financiero y presupuestario que ahora mismo se están debatiendo en el Parlamento".

La promesa de Zaragoza

En cuanto a la Ley de Bases de Régimen Local, la oferta del Gobierno va destinada a resolver los problemas específicos, como son la interposición de mociones de censura y el transfuguismo, "utilizados en muchas ocasiones de forma antidemocrática", como señaló el ministro. Este conjunto de medidas estuvo acompañado de la promesa de elaboración de una ley de las grandes ciudades.

A plazo menos inmediato, el ministro ofreció un pacto municipal entre el Gobierno, las comunidades autónomas y los municipios para redefinir sus competencias y dotar a los ayuntamientos de un auténtico poder en el Estado de las autonomías.

Actualmente, los municipios sólo representan el 12% de la participación del gasto total de las administraciones públicas, cuando, hace dos años, en la anterior asamblea general de la FEMP, celebrada en Zaragoza, el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, expresó la voluntad del Ejecutivo de avanzar hacia el 25% en esa participación.

En esos dos años los municipios no han avanzado nada, y además han asumido cada vez mayores servicios cuyas competencias corresponden nominalmente a las comunidades autónomas. El presidente de la FEMP, el socialista Francisco Vázquez, llamó ayer la atención al ministro sobre esta anómala situación.

La propia intervención de Saavedra, que siguió a la del presidente de la FEMP, tuvo un carácter marcadamente autocrítico. El ministro expresó que la preocupación del Gobierno por los problemas municipales es "profunda y real", así como por situarlos como "una verdadera cuestión de Estado".

Francisco Vázquez abrió la asamblea con un discurso fuertemente reivindicativo, en el que no ahorró críticas al Gobierno que sustenta su propio partido, el PSOE. La vehemente intervención del alcalde de La Coruña recibió una atronadora ovación de los 741 delegados asistentes.

Vázquez se quejó del "incumplimiento grave y continuado" por parte del Gobierno de sus compromisos con los ayuntamientos, y proclamó que éstos han sido desde 1979 los "grandes ausentes" en todos los acuerdos sobre el modelo territorial del Estado. Por ello reiteró su demanda de que las administraciones central, autonómica y local, así como todas las fuerzas políticas, negocien la firma de un pacto de Estado sobre los municipios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1993