Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más respeto

"El respeto a las mujeres en el momento del parto ha ido en aumento, sobre todo porque ya no hay tanta masificación", afirma José Zamarriego, "aunque en esto tenemos que ser cada día más exigentes". Y las mujeres españolas, sin duda, lo son cada vez más. Entre el 50% y el 70% de las embarazadas acude actualmente a un curso de preparación al parto. Zamarriego reconoce, sin embargo, que en ocasiones son los propios médicos los que no hacen mucho caso de lo aprendido por la parturienta. "Un problema es que en la sanidad pública no se ha conseguido una unión suficiente entre los equipos que preparan y los que atienden el parto, que son siempre distintos".Una figura central, sin duda, en todo el proceso de un alumbramiento es la matrona. En España existen en la actualidad alrededor de 6.000 profesionales, pero son pocas y cada día hay menos, explica María Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Española de Matronas. "Casi estamos en vías de extinción", asegura. La relación con la matrona, cuyas atribuciones, según la ley, van desde la orientación en salud sexual y la preparación al parto en atención primaria hasta el seguimiento del embarazo y el desarrollo del parto, no es siempre todo lo fluida que podría esperarse, según se quejan algunas mujeres. A menudo tienen fama de autoritarias y de excesivamente duras.

"A veces se olvidan de que lo que para ellas es algo normal, para la parturienta es un momento excepcional, y es normal que tenga miedo y que esté nerviosa", se queja María Z.

"Lo ideal es que cada matrona atienda a una sola mujer, como máximo dos, pero esto hoy en la sanidad pública no es posible, con lo que sufre la calidad de nuestra atención y la intimidad que podemos ofrecer a la parturienta", afirma Rodríguez. La Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de una matrona por cada 3.500 mujeres en edad fértil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993