Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sólo faltan los cocodrilos

La calle de Aurelio de la Torre, en el distrito de Moncloa de Madrid, es un barrizal intransitable y un vertedero de escombros. Es cierto que está en el extrarradio, en las afueras (El Plantío), pero no es ésa la razón, pues la calle está perfectamente asfaltada. Lo que ocurre es que no se barre nunca, y todo el que pasa por allí, como la ve tan asquerosa, vacía su camión. Además no hay sumideros que recojan el agua de la lluvia, y con lo que, está cayendo, sólo faltan los cocodrilos para rodar una buena película de arenas movedizas. En el último año he escrito más de 10 veces al alcalde lamentando la situación. No hace ni caso. Ni una carta protocolaria, de esas que despacha la propia secretaria enviando un modelo tipo de respuesta, se ha dignado enviarme. Cuando llamo por teléfono a su despacho me dicen que el asunto está en manos del asesor Jesús Espino, que pertenece a ese gremio de los que cobran por asesorar a un personaje sobre lo que habitualmente ni ellos ni el personaje conocen. Esto es, que cobran. L o que es trabajar, no me consta. Al menos en este caso.

El concejal de distrito, Luis Molina, hace tanto como el alcalde o como el tal Espino. No es que no atienda una carta de un particular, es que no reacciona a una denuncia presentada en la junta de distrito.

¿Conseguiremos los vecinos que nos atiendan si se publica esta carta en el periódico? Le tendré informado.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993