Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La matanza de Londonderry hace temer otra semana sangrienta en el Ulster

Irlanda del Norte afronta una nueva semana de sangre. Las palabras de paz quedaron de nuevo ahogadas, el sábado por la noche, por el estruendo de los disparos: dos pistoleros protestantes irrumpieron en una fiesta y ametrallarona la multitud. El salvaje ataque, reivindicado por los llamados Luchadores por la Libertad del Ulster (UFF), causó la muerte a siete personas y heridas a otras 11. Los norirlandeses esperan ahora, horrorizados, la respuesta del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Los terroristas del bando protestante expresaron claramente, con la matanza del sábado, su opinión sobre las propuestas de paz: no están interesados. Eligieron como víctimas a casi 100 personas que celebraban una fiesta en un pub de Greysteel, cerca de la ciudad de Londonderry. Greysteel, junto al lago Foyle, es un área mixta, sin guetos, aunque con mayoría católica. Bastantes de los presentes en el pub eran protestantes. Dos de los muertos lo eran.El jefe de policía de Irlanda del Norte, Hugh Annesley, se mostró asqueado al visitar el escenario de la salvajada, que eleva a 24 el número de muertos en la provincia en apenas una semana. "Esto que acabo de ver excede lo que entendemos por violencia sectaria", dijo. "Los autores de este crimen no pueden aceptar ningún tipo de paz, porque probablemente disfrutan con la muerte. Sospecho que se trata de psicópatas asesinos y los cazaremos como ratas, porque eso es lo que son". El jefe del Gobierno británico, John Major, por su parte, calificó el atentado unionista como "carnicería del demonio".

Los dos asesinos disfrutaron con su tarea. Al abrir la puerta del pub, encapuchados y empuñando sendas metralletas, se permitieron una tétrica broma: "¡Trick or treat!", gritaron. La frase significa algo así como "travesura o propina", y la utilizan los niños para recaudar monedas y golosinas durante la fiesta de Halloween. En el pub de Greysteel se celebraba una fiesta de Halloween, y muchos de los presentes iban disfrazados de esqueletos.

"Temo que nos enfrentamos a otra semana muy peligrosa", declaró Seamus Mallon, vicelíder del Partido Socialdemócrata Laborista (SDLP), formación que representa a los católicos y republicanos moderados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993

Más información

  • Pistoleros protestantes acaban con la vida de siete personas