Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE OTOÑO

Grave cogida del banderillero Antonio Briceño

El banderillero Antonio Briceño, de la cuadrilla de Curro Vázquez, resultó herido grave al ser cogido de forma dramática por el primer toro de ayer, que le prendió en el muslo izquierdo dejándoselo abierto y con un trozo de carne colgando. También César Rincón resultó herido, aunque lo comprobó en el hotel al término de la corrida cuando descubrió que no podía levantar la pierna izquierda, donde tenía rotura de fibras musculares de la que fue atendido a últimas horas de la noche en una clínica.Pese al dramatismo del percance de Briceño, rápidamente se vio en la enfermería que la fuerte cornada, que presenta una trayectoria de 20 centímetros hacia arriba y hacia dentro, era limpia y no sangraba mucho al no haber atravesado la femoral.

MÁS INFORMACIÓN

Uno de los compañeros que le llevaron a la enfermería, Gitanillo Rubio, llamó al domicilio del herido en San Sebastián de los Reyes y comunicó la noticia a su hija: "Le ha echado mano un toro, pero no es importante". Después tomó el auricular un sobrino del herido, el matador de toros también llamado Antonio Briceño, que intentó tranquilizar a la familia. El banderillero fue trasladado después de la intervención quirúrgica a que le sometió el doctor García Padrós a la misma clínica en la que se encuentra Joselito Calderón, el subalterno herido grave el miércoles en Las Ventas, quien ayer experimentó una ligera mejoría.

Otro banderillero, Manuel Gil, de la cuadrilla de Rincón, también fue atendido en la enfermería de la contusión en la tibia izquierda que le produjo el quinto toro al entrampillarle la pierna contra las tablas tras perseguirle después de un par de banderillas. El pronóstico es reservado y está pendiente del estudio radiológico de hoy para saber el alcance exacto del golpe.

Rincón debe guardar reposo

Rincón, que soportó una auténtica paliza del toro al que cortó la oreja, sufre además de la rotura de fibras e inflamación, diversas contracturas y contusiones, siendo la más fuerte en la barbilla. A consecuencia igualmente de los golpes se le ha vuelto a abrir la herida que tenía en la mano derecha. De todo ello fue atendido en la clínica también por el doctor García Padrós, que tras vendarle y darle varios masajes en la pierna le envió a su casa para que guarde reposo varios días.

Será casi imposible que pueda cumplir los contratos que aún le restaban y lo más seguro es que corte la temporada, según su apoderado Luis Álvarez, quien dijo que Rincón se mostraba satisfecho a medias de su tarde: "Se encuentra feliz de su nuevo triunfo en la plaza a la que debe todo, pero disgustado con el presidente, porque creía que no debió cambiarle el quinto toro inicial, al que estaba seguro le iba a cortar las orejas".

Luis Tivarez concluía rotundo: "La temporada ha sido nefasta por los percances, pero al final se ha convertido otra vez en la máxima figura actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1993