Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe pierde 1.000 millones con la expropiación de las fincas del escándalo

San Sebastián de los Reyes

Renfe se ha estrellado en San Sebastián de los Reyes. Su filial inmobiliaria Equidesa adquirió en 1990 unos terrenos rústicos por 1.400 millones de pesetas. Planeaba un negocio redondo. La conversión del suelo en urbanizable para edificar oficinas les habría supuesto unos beneficios de 5.000 millones de pesetas, con los que financiarían parte del nuevo ramal ferroviario a San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Ahora, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes (54.000 habitantes) han emprendido el proceso expropiatorio para adquirir esos terrenos por 400 millones de pesetas, según fuentes municipales. Es decir, 1.000 millones menos de lo que pagó Renfe.Por tanto, en las cuentas de la compañía ferroviaria, este asunto -destapado por EL PAÍS el 8 de noviembre de 1991 y que provocó meses más tarde la dimisión de Julián García Valverde, ex presidente de Renfe, como ministro de Sanidad- se salda con números rojos: los 1.000 millones que se han embolsado los intermediarios utilizados por Equidesa para comprar el suelo.

MÁS INFORMACIÓN

El pleno de San Sebastián de los Reyes aprobó el pasado viernes un plan urbanístico para construir 5.100 viviendas en el norte de la localidad.

PASA A LA PÁGINA 3

Los terrenos expropiados se convertirán en un nuevo barrio para 5.100 familias

VIENE DE LA PÁGINA 1

Los terrenos donde se levantarán las casas serán expropiados por la Comunidad de Madrid, según confirmaron ayer fuentes de la Consejería de Política Territorial. Gran parte del suelo es propiedad de Equidesa.

La filial inmobiliaria de Renfe compró hace tres años 200.250 metros cuadrados de terreno calificado como rústico por 1.400 millones de pesetas. La presencia de empresas intermediarias en la compraventa de los terrenos motivó que Equidesa pagara un precio por el suelo -7.000 pesetas por cada metro cuadrado- muy superior al normal, según denunció entonces la coalición IU.

Algunas empresas intermediarias, como Fellow, SA, o Inmobiliaria del Jarama, controladas por los hermanos Serrano Alberca, llegaron a comprar parcelas por 1,5 millones de pesetas, que vendieron a Equidesa tres meses después por 104 millones.

García Valverde

La operación diseñada por Renfe necesitaba la ayuda de los ayuntamientos para convertirse en rentable. Después de adquirido el suelo rústico, la compañía ferroviaria esperaba que el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes lo convirtiera en urbanizable.

Las plusvalías generadas con esa decisión se destinarían, según explicó Renfe entonces, a financiar la construcción de un ramal ferroviario que uniría la estación de Cantoblanco con los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

La denuncia de IU sobre presuntas irregularidades en la compra de estos terrenos generó la apertura de una investigación y la creación de una comisión en el Congreso. Una de las líneas de investigación consistió en averiguar si los hermanos Serrano Alberca habían dispuesto de información privilegiada para adquirir primero los terrenos que iba a comprar Renfe, lo que no ha llegado a demostrarse judicialmente. El ministro de Sanidad y ex presidente de Renfe, Julián García Valverde, presentó su dimisión como responsable político de aquellos hechos.

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes han dado el primer paso para acometer la expropiación de 1.589.500 metros cuadrados. Entre ellos se encuentran las nueve parcelas adquiridas por Equidesa. La Consejería de Política Territorial calcula que el precio de la indemnización a Renfe y los propietarios de las demás fincas rondará las 1.000 pesetas por metro cuadrado, precio similar a las tarifas que se están manejando para operaciones parecidas en Getafe y Leganés. José Luis Blanco, alcalde socialista de San Sebastián de los Reyes, opina, por su parte, que el precio final que cobrarán los afectados oscilará entre las 2.000 y las 2.300 pesetas por metro cuadrado.

En el mejor de los casos, Equidesa recibiría una cifra cercana a los 400 millones por un suelo comprado por 1.400 millones, lo que supuso entonces un coste medio de 6.971 pesetas por metro cuadrado. Igual trato que Renfe (Equidesa) recibirán las 125 parcelas restantes que componen la zona. En ella se levantará un nuevo barrio para 16.000 personas con 5.100 viviendas (1.100, de precio libre, y el resto, de precio tasado -hasta 14 millones de pesetas- y de protección oficial).

Javier de Marcos, director general de Suelo de la Comunidad de Madrid, aseguró ayer que el nuevo espacio de crecimiento de San Sebastián tendrá un 10% de la zona edificable destinado a comercios; otro 10%, a zonas verdes, y un 25%, a parque forestal.

Renfe lo ignora

La aprobación inicial en pleno del plan urbanístico de San Sebastián de los Reyes era desconocida ayer en Renfe. Portavoces de la compañía no quisieron comentar la noticia. Este periódico intentó sin éxito ponerse en contacto con los responsables de Equidesa.

La Consejería de Política Territorial espera iniciar las expropiaciones en menos de seis meses, según indicó el director general de Suelo.

Del ramal ferroviario -descartado por ahora, debido a una reducción presupuestaria- no se habla en el proyecto. Sin embargo, se ha hecho una reserva de suelo en la zona para el trazado de la línea férrea, según explicó ayer a este periódico el consejero de Transportes, Julián Revenga. El Gobierno regional ha abierto nuevas negociaciones con el Ministerio de Obras Públicas para avanzar en un proyecto que arrancó en 1989 y se detuvo a causa de la escandalosa compra de terrenos por parte de Equidesa. Además, la Consejería de Transportes ha comenzado los estudios sobre un trazado alternativo más barato. El previsto inicialmente tenía un presupuesto de 18.000 millones.

Mientras, el tren sigue en vía muerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1993

Más información