Bokassa, liberado tras siete años en la cárcel

El presidente de la República Centroafricana, el general André Kolingba, recibió ayer al antiguo jefe de Estado Jean-Bedel Bokassa, al que horas antes puso en libertad. Kolingba anunció que esta amnistía estaba destinada a conmemorar el 121 aniversario de su instalación en la presidencia del país.

Bokassa llegó al poder en 1966 tras un golpe de Estado y se proclamó sucesivamente presidente, presidente vitalicio y emperador, antes de ser finalmente derrocado en 1979. Logró entonces huir al extranjero, pero fue detenido cuando volvió a la República Centroafricana en octubre de 1986. Acusado de conspiración para asesinar y de malversación de fondos, fue condenado a muerte tras un juicio de siete meses, pero su pena fue conmutada por la de cadena perpetua. Se encontraba desde entonces en una prisión militar.

El mandato de quien llegó a ser coronado como emperador Bokassa en presencia del entonces presidente de la República francesa, Valéry Giscard d'Estaing, estuvo salpicado de escándalos e imputaciones de graves violaciones de los derechos humanos. Fue acusado, entre otros delitos, de haber mandado asesinar a una de sus esposas y a tres policías que mantenían relaciones sentimentales con ella, y de haber ordenado, en 1979, una matanza de escolares que se manifestaban en las calles de la capital. Muchos de ellos murieron bajo tortura en las mazmorras de Bangui, la capital. También fue acusado de haber matado a varios oficiales del Ejército. Algunos murieron lentamente de hambre en la cárcel.

Entre los muchos escándalos sonados que marcaron su reinado figuran el regalo de diamantes a Giscard d'Estaing, que puso a éste en serios apuros, y acusaciones de canibalismo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS