Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Gobierno de coalición prepara la descentralización económica en Japón

El nuevo Gobierno de coalición japonés está preparando un plan de desregulación de la economía para resolver los problemas del país, según anunció ayer el ministro de Coordinación Económica, Koshiro Ishida. "En los últimos comicios, todos los partidos de la coalición pidieron urgentemente una decentralización y una desregulación, y nuestra victoria significa que tenemos ahora la posibilidad de llevar eso a cabo", afirmó el ministro por televisión.Ishida también recalcó que la reforma política y la reforma administrativa serán los "dos pilares" de la acción del Gobierno, que entró en funciones el pasado lunes, poniendo fin a 38 años de poder del Partido Liberal Demócrata (PLD).

Los primeros sondeos indican que el nuevo Gobierno, presidido por Morihiro Hosokawa, goza de un índice de popularidad sin precedentes, ya que alcanza el 75% de las personas interrogadas. Sólo el 9% desaprueba la acción del nuevo Gabinete. Además, 6 de cada 10 personas que antes estaban a favor del Gobierno del PLD dan ahora su apoyo a Hosokawa, que formó precisamente su partido a partir de una disidencia de los liberales.

Este estado de gracia no impide, sin embargo, que el nuevo primer ministro se enfrente ya a los primeros problemas. El reconocimiento por parte de Hosokawa, que desea mejorar sus relaciones con sus vecinos más inmediatos del continente asiático, de que Japón había emprendido una "guerra de agresión" durante la II Guerra Mundial, ha desatado una fuerte polémica en el país.

Carta de protesta

Un grupo de parlamentarios del PLD entregó al secretario general del Gobierno, Masayoshi Takemura, una carta de protesta en la que "lamentan" la declaración del primer ministro, que consideran "inaceptable cuando se piensa en los sentimientos de las familias de los soldados que cayeron en el campo de batalla". También la prensa conservadora criticó a Hosokawa y sus intentos de "condenar a Japón a partir de una interpretación torcida de la historia".Por otra parte, el presidente del Partido Socialista -miembro de la coalición-, Sadao Yamahana, que es ministro de la Reforma Política en el nuevo Gobierno, ofreció ayer su renuncia al considerar que es el máximo responsable del retroceso registrado por su partido en las últimas elecciones, cuando los socialistas pasaron de 134 a 70 escaños.

Minutos después de presentar su renuncia, Yamahana anunció, sin embargo, que se presentaría a la reelección con el fin de "reconstruir" el partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1993