Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Owen y Stoltenberg exigen a los serbios su retirada de Igman y Bjelasnica antes del mediodía de hoy

ENVIADO ESPECIAL Todos los preparativos, incluido el despliegue en tierra de controladores aéreos, están ultimados para un eventual ataque de los aviones de la Alianza Atlántica sobre las posiciones serbias en Bosnia-Herzegovina. Si todo va bien, las últimas pruebas estarán finalizadas en unos días, aseguró ayer un portavoz de las Naciones Unidas en Nueva York. Los mediadores internacionales también parecen haberse cansado del juego. Le han dado un ultimátum a Radovan Karadzic: la totalidad de sus tropas deben haber abandonado los montes de Bjeslanica e Igman antes del mediodía de hoy. Los serbios llevan casi una semana jugando al ratón y al gato con los soldados de la ONU.

Los serbios bosnios tienen que abandonar de una forma clara y visible los montes Igman y Bjelasnica antes del mediodía de hoy. Los mediadores intemacionales, David Owen y Thorvald Stoltenberg, parecen cansados de las tácticas dilatorias de los serbios, que han puesto en peligro la continuación misma de las conversaciones de paz de Ginebra, y les han lanzado un ultimátum. Un portavoz oficial de las Naciones Unidas en Nueva York informó ayer, reforzando el peso de esta advertencia, que todos los preparativos para lanzar un ataque aéreo sobre las posiciones serbias en Bosnia-Herzegovina están prácticamente ultimados. Incluidos los de tierra, como el despliegue sobre el terreno de los equipos de control aéreo, que serán los encargados de guiar los aviones hasta sus blancos. Uno de estos aviones, un F-16 norteamericano, se estrelló ayer en el mar, cerca de Zadar, en la costa dálmata. El piloto resultó ileso.Michael McCurry, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, advirtió anoche en Washington que la presencia serbia en Ingman y Bjeslanica podría desencadenar el ataque de la OTAN. "Estados Unidos considera que la ocupación de esos dos montes es un elemento esencial de la capacidad de los serbios para estrangular Sarajevo, y el estrangulamiento de Sarajevo es uno de los elementos que provocará una respuesta de la OTAN", dijo McCurry. Otros factores que considera la OTAN como posibles provocaciones serían un ataque contra los cascos azules, contra los convoyes humanitarios, o el bloqueo de cualquiera de las zonas de seguridad protegidas por la ONU, dijo el portavoz. Las zonas de seguridad, aparte de la capital bosnia, son Tuzla, Srebrenica, Zepa, Bihac y Gorazde.

Sin embargo, la orden final para poder realizar el ataque debe partir, según lo acordado por la OTAN el pasado lunes en Bruselas, del secretario general de la ONU, Butros Butros-Gali, quien consultará previamente con los miembros del Consejo de Seguridad.

Karaftic anuncia la retirada

Karadzic, instantes después de estos movimientos diplomáticos que parecen indicar que esta vez la amenaza occidental de una acción militar va en serio, se apresuró a anunciar la total retirada de sus tropas de Igman y Bjelasnica. "Los últimos soldados serbios ya han abandonado los montes (...) Sarajevo ha dejado de estar sitiada", dijo. La noticia, que no ha podido ser confirmada por los observadores militares de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (Unprofor), carece de valor, a tenor de los precedentes. El mismo martes, Karadzic anunció el abandono de Bjelasnica y la mitad de Igman. Horas después, los observadores de Unprofor descubrieron que se trataba de una nueva mentira: sus tropas seguían allí.El día fue propicio para los rumores y las noticias contradictorias. Por la mañana, un grupo de periodistas occidentales se cruzó con varios cientos de soldados serbios que descendían de Bjeslanica. Unprofor reconoció que la retirada estaba en marcha, pero fue incapaz durante toda la jornada, debido a la niebla, de medir su verdadera dimensión. Karadzic calificó de "burdas mentiras". las informaciones que denunciaban el regreso de sus soldados a Bjeslanica en la noche del martes. Sin embargo, éstas procedían de los observadores militares de la ONU situados sobre el terreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de agosto de 1993

Más información

  • Ultimados los preparativos para lanzar un ataque aéreo con los aviones de la OTAN