Un juez embargó el Jaguar que usaba Mohedano

El Juzgado número 15 de lo Social ordenó en mayo el embargo del automóvil Jaguar M-3134-KB, propiedad de la empresa New Techno, que conducía habitualmente el diputado socialista José María Mohedano (véase EL PAÍS de ayer). Ni la Policía Municipal de Illescas -la localidad toledana donde está radicada la fábrica- ni la Guardia Civil han conseguido localizar el Jaguar, que han registrado en "paradero desconocido' . New Techno, es propiedad de los colaboradores habituales de José Luis Pinto Fontán, el promotor de Nuevo Versalles, la urbanización fantasma de Fuenlabrada.

El embargo del coche que utilizaba Mohedano hasta hace unos días responde al impago de los 2.500.000 pesetas que la empresa New Techno se había comprometido a pagar a uno de sus empleados. El trabajador llegó a un acuerdo formal (conciliación) con el presidente de la empresa, Carlos García Yanes -un hombre que: figura en varias de las sociedades controladas por José Luis Pinto Fontán-. Así se evitaba llevar el despido a un proceso judicial.Pero el ex empleado no ha cobrado todavía y el juez ordenó el embargo de los bienes de New Techno. Pidió al Ayuntamiento de Illescas (8.000 habitantes) que enviase a la policía local a la fábrica y precintase el coche. Posteriormente se tasaría, se sacaría a subasta y el trabajador podría cobrar. Pero en la fábrica de bañeras New Techno no dieron razón del vehículo. Tampoco la Guardia Civil de Tráfico logró dar con él.

El último folio del expediente que obra en el juzgado respecto a este caso es un escrito de la Guardia Civil en el que se informa de que el coche marca Jaguar matrícula M-3134-KB se halla en paradero desconocido. Fuentes del Juzgado que lleva el caso comentan que aún es posible que se produzca un nuevo acuerdo entre las partes, para satisfacer la deuda al trabajador, y de ese modo el Jaguar que conducía el abogado y diputado socialista se libraría del embargo.

José María Mohedano declaró ayer a este periódico, tras ser preguntado por el paradero del automóvil (un modelo que actualmente cuesta, nuevo, en el mercado más de 10 millones de pesetas), que ha sido devuelto a la empresa hace unos días, y que ignora el lugar concreto donde se halla. Mohedano utiliza desde hace unos días un coche oficial, por su nuevo cargo de secretario general del Grupo Socialista.

Los terrenos

New Techno fabrica bañeras y otros materiales sanitarios en una moderna nave en la localidad toledana de Illescas (8.000 habitantes). Cuando se constituyó la sociedad, en febrero de 1987, los terrenos donde se levantaría después la fábrica -una de las más modernas de Europa en su rama- estaban calificados como no urbanizables.El Ayuntamiento de Illescas se mostró partidario de recalificarlos, pero la Comisión Provincial de Urbanismo de Toledo denegó la licencia para construir las 18 naves que tenían proyectadas. El municipio, en cambio, les concedió una licencia provisional para urbanizar los terrenos (luz, agua y accesos). Un segundo proyecto -que reducía a la mitad el número de naves y las presentaba como de uso agrícola- tampoco obtuvo el beneplácito de la comisión provincial, según los documentos facilitados por el alcalde, Felipe Delgado (independiente).

New Techno recibió 380 millones de pesetas de dos administraciones públicas. La Junta de Castilla-La Mancha invirtió 60 millones de pesetas en comprar acciones de la empresa, acciones que rescataría cuando ésta comenzase a funcionar; y el Ministerio de Industria le concedió una subvención de 320 millones.

Después de numerosas órdenes de paralización de obra remitidas por el Ayuntamiento de Illescas a la empresa, la Consejería de Política Territorial de la Junta de Castilla-La Mancha abre un expediente administrativo y en abril de 1992 impone dos multas a New Techno y a Carlos García Yanes -como director de la obra- de 12,5 millones de pesetas cada una. Esa resolución está recurrida hace un año. En 1990 podían haber legalizado la situación de la industria porque se incluyó la zona en un plan especial de actuación para promocionar la industria. Pero no lo hicieron.

En la nave de Illescas -una moderna construcción con recubrimiento de granito rosado- hace en verano un calor tanto más insoportable cuanto menos agua tienen. El Ayuntamiento cortó el suministro de agua hace más de un año porque ya debían dos millones de pesetas. New Techno se niega a pagar porque esa deuda corresponde a la empresa constructora, Suministros, Trabajos y Construcciones (STC). Aunque han reiterado al Ayuntamiento que no tienen nada que ver con esta promotora, lo cierto es que el presidente de New Techno -Carlos García Yanes- es el administrador único de STC.

Desde entonces, en la fábrica no hay más agua que la que llevan los camiones cisterna, y los operarios no pueden ducharse después de varias horas manipulando productos químicos en un ambiente de 100 grados centígrados. La piscina municipal de llescas -a 50 metros de la nave- es la envidia de los empleados. Pero la entidad tampoco paga la recogida de basuras y tienen que llevarse los desperdicios de la fábrica en un contenedor a otro pueblo. Las deudas con el Ayuntamiento no se reducen al agua y la recogida de basuras: como no tienen oficialmente licencia de obra ni de actividad, no han pagado las tasas municipales correspondientes. Sólo entregaron 1.689.000 pesetas como liquidación a cuenta de la licencia en 1987.

Ayer cayeron dos bloques más en la urbanización fantasma de Nuevo Versalles -promovida por Pinto Fontán, quien cometió allí diversas irregularidades urbanísticas- a cuyo derribo la Comunidad de Madrid ha destinado 400 millones de pesetas, informa Luis Fernando Durán. Los técnicos de la empresa de demolición, Covasa, aseguran que los materiales empleados por Pinto Fontán para levantar estas estructuras eran en aquella época de una calidad mínima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de julio de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50