Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA LEGISLATURA

CiU votará a González sin contrapartidas

Los nacionalistas vascos también garantizan la elección del candidato del PSOE en la primera vuelta

Felipe González tiene definitivamente asegurada su investidura como presidente del Gobierno en la primera votación parlamentaria del próximo 7 de julio. El portavoz de Convergència i Unió (CiU), Miquel Roca, comunicó ayer al rey Juan Carlos que los 17 diputados de la coalición votarán afirmativamente y sin contrapartidas la investidura de González, con lo que éste tiene ya asegurados 176 votos, que le otorgan la mayoría absoluta. Previamente, Jordi Pujol se lo había comunicado al presidente del Gobierno en funciones, quien también contará, casi con toda seguridad, con los cinco votos de los diputados del Partido Nacionalista Vasco (PNV), según manifestó ayer el portavoz de este partido, Iñaki Anasagasti, tras entrevistarse con el Rey. La decisión final del PNV depende de lo que hoy determine su Asamblea Nacional en Vitoria. Tanto Julio Anguita, a título personal y pendiente de una resolución de IU, como José María Aznar, en nombre del PP, adelantaron su voto negativo a la investidura de González.

El rey Juan Carlos comunicará hoy al presidente del Congreso, Félix Pons, que encargará al can didato del PSOE, Felipe González, que forme el nuevo Gobierno. Poco antes de que Roca fuera recibido por el Rey, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, informó al presidente del Gobierno en funciones del voto afirmativo de los nacionalistas catalanes en la sesión de investidura. "Es un acto de seny [sensatez]", indicó Pujol. Y matizó que el hecho de que no pidieran nada a cambio venía motivado por la esperanza en que el discurso de González: "será positivo".La decisión de anunciar el voto con tanta antelación "y sin reclamar contrapartidas" debe servir "para mejorar la imagen de Cataluña en España" y reforzar la idea de que "desde, fuera se puede contribuir a la gobernabilidad". Esta opinión, expresada ayer por un dirigente de Convergència muy próximo al presidente de la Generalitat supone en la práctica un giro radical en la posición de CiU en todas las sesiones de investidura de presidentes del Gobierno desde el inicio de la transición democrática, ya que nunca los nacionalistas catalanes habían votado a favor en la primera votación.

Además, para los dirigentes de CDC más proclives a la coalición, la decisión reconduce a la cúpula del partido "al compromiso electoral del Ahora decidiremos". Al votar la investidura de Felipe GonZález, los nacionalistas expresan. que sus votos "sirven para decidir cosas concretas" y devuelven al terreno socialista eventuales acuerdos de futuro. "A partir de ahora, si no se avanza en el diálogo, la responsabilidad será de los socialistas pues Pujol se ha tragado sus condiciones previas. Esperamos igual comportamiento socialista para los presupuestos", indicó uno de estos dirigentes.

Ejecutiva de CDC

Aunque ningún órgano del partido lo ha ratificado, e incluso se ha pasado por alto la posición contraria del comité ejecutivo de CDC en sus últimas reuniones, todo apunta a que no se plantearán problemas, ya que, en este caso, Pujol y Roca han expresado una opinión coincidente. Tanto es así que Pujol no asistirá a la reunión del comité ejecutivo de CDC prevista para el lunes por encontrarse en Milán.[Anoche, Duran Lleida, líder de Unió, el partido coligado con Convergéncia, emitió un comunicado en el que afirma que su partido no ha tomado una decisión definitiva sobre el voto de sus diputados. "La decisión definitiva se tomará el lunes", en la reunión con el grupo de parlamentarios ole Unió (cinco diputados), concluye].

Roca lanzó ayer, a su salida de su entrevista con el rey Juan Carlos, un mensaje y ofreció también una imagen de CiU muy diferente de la que sirvió a la opinión pública el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, el jueves de la pasada semana, tras entrevistarse con González. Roca dejó ayer claro que la coalición no pone ninguna condición para votar favorablemente la investidura, frente al mensaje de Pujol de que, si no se aceptaba por par te del PSOE la cesión del 15% del IRPF, votaría en contra. Justificó la posición definitiva de CiU por la situación de emergencia económica por la que atraviesa España.

Inversión inicial

Cuando se le preguntó expresamente por el cambio tan drástico de mensaje operado en CiU en tan sólo 10 días, Miquel Roca contestó lacónicamente: "Es que han pasado 10 días". Roca dejó claro que la posición de CiU es una "inversión inicial" sin contraprestaciones, pero que un compromiso posterior de su partido vendría condicionado de la actitud del nuevo Gobierno.El portavoz de CiU en el Congreso, una vez zanjada la investidura de Felipe González, fijó la siguiente etapa decisiva para el compromiso de su partido con los socialistas en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado. "Nos encontraremos en los presupuestos", dijo expresivamente Roca. Si los presupuestos que elabore González recogen el giro en la política económica y autonómica la cesión del 15% del IRPF para las autonomías-, observó ayer Roca, su partido se plantearía la hipótesis de entrar en un Ejecutivo de coalición. "He hablado de buena predisposición, pero el Gobierno debe aceptar el cambio en política económica y una reorientación en política autonómica", dijo Roca.

Si los nacionalistas catalanes aseguraron ayer su voto afirmativo a la investidura de González no pudieron hacer lo mismo los nacionalistas vascos, al quedar pendiente un trámite, la Asamblea Nacional del Partido Nacionalista Vasco, que se celebra hoy en Vitoria, y que, como órgano máximo del partido, tiene la competencia para adoptar una decisión de ese calibre.

Sin embargo, el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, ofreció casi todas las garantías de que los cinco votos del PNV en el Congreso irán en la misma dirección que CiU. "Tenemos el talante abierto y estamos deseosos de llegar a acuerdos. Estamos trabajando para que la investidura de Felipe González se produzca en la primera vuelta", insistió Anasagasti poco después de la entrevista mantenida con el Rey, que calificó de "magnífica". Reiteró su buena disposición a participar en, el Gobierno, aunque dejó claro que esta decisión estaba ahora más en las manos de González que en las del PNV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 1993