GUERRA EN LOS BALCANES

Un teniente de la Legión muere de un disparo en el cuello en un incidente armado en Mostar

El teniente de la Legión Francisco Jesús Aguilar Fernández, de 28 años, murió anoche en Mostar (Bosnia-Herzegovina) de un tiro en el cuello. El casco azul español fue abatido por un desconocido cuando se disponía a entrar en un hospital musulmán de la ciudad con un cajón de medicinas. Los legionarios abrieron fuego después para repeler la agresión. Ésta es la segunda vez en solo un día en que los soldados de la ONU utilizan la fuerza para defenderse, ya que ayer mismo cascos azules británicos mataron a dos soldados croatas al repeler un ataque contra una caravana humanitaria, cerca de Vitez. El teniente Aguilar, que había llegado a la antigua Yugoslavia hace apenas 20 días, es el tercer militar español que muere en los Balcanes.

Más información
Preparativos del Ejército español para mantener tropas en Bosnia durante años

La muerte se produjo sobre las ocho de la tarde de ayer, cuando una sección de blindados españoles cruzaba el puente Tito, que une los barrios croata y musulmán de! la ciudad. El teniente Aguilar, casado y sin hijos, recibió un impacto en el cuello que le produjo la muerte casi instantánea. La columna española acababa de descargar medicinas en el hospital croata de Mostar y se dirigía al hospital musulmán con idéntica misión.Las versiones sobre cómo ocurrieron los hechos eran diversas al cierre de esta edición. Fuentes del Ministerio de Defensa español aseguraron que el legionario sevillano fue asesinado por un francotirador, posiblemente croata. Una nota oficial de dicho departamento relataba que el destacamento mandado por Aguilar "recibió intenso fuego en los accesos al puente Tito" de la ciudad y que, después de que el teniente resultara mortalmente herido, la sección devolvió el fuego sobre el origen de donde lo había recibido"

Entrada negociada

Estos medios señalaron que la entrada de la columna española en la ciudad había sido negociada con los jefes de las facciones musulmana y croata, antiguos aliados contra los radicales serbios, y ahora encarnizados adversarios. Un portavoz de la ONU agregó que los españoles fueron atacados "con fuego ligero de ametralladora".

El Ministerio de Defensa difundió la noticia en Madrid pasada la medianoche, después de que la viuda y los padres del legionario, que residen en Sevilla, fueran informados de su muerte. El teniente Aguilar llevaba muy pocos días en Bosnia ya que formaba parte de la compañía enviada a finales de mayo pasado para reforzar la Agrupación Canarias. El cadáver será repatriado hoy a España por vía aérea.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La situtación de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas desplegadas en Bosnia-Herzegovina se deteriora aún más tras este incidente de Mostar, que se suma a la acción de respuesta llevada a cabo ayer por cascos azules británicos, que abrieron fuego contra una posición croata y mataron a dos soldados de esta nacionalidad cerca de la localidad de Vitez. "Los cascos azules británicos sólo replicaron con sus armas cuando sus vidas se hallaban en serio peligro", declaró un portavoz de las fuerzas de la ONU en Kiseljak. El primer ministro británico, John Major, defendió el uso de la fuerza por parte de sus tropas estacionadas en Bosnia.

John Major aseguró que el Reino Unido salvaguardará a cualquier precio la vida de sus hombres sobre el terreno. "Hay pruebas crecientes de un terrible deterioro de la situación en Bosnia central... Adoptaremos las medidas necesarias para proteger a nuestras tropas y garantizar el envío de refuerzos".

Según la versión de la Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia (Unprofor), un convoy de 503 camiones con ayuda humanitaria con destino a la ciudad musulmana de Tuzla, una de las seis zonas de seguridad decretadas por la ONU, había sido atacado tres veces por milicianos croatas del Consejo de Defensa Croata (HVO). Tras conocer que dos de los conductores habían sido asesinados, los cascos azules británicos que protegían el convoy con blindados se vieron atrapados bajo el fuego croata y respondieron al ataque.

Desde hace varios días los cascos azules británicos bajo el mando del coronel Alastair Duncan se han visto envueltos en operaciones cada vez más peligrosas, especialmente para proteger a los croatas tras la conquista de la ciudad de Travnik, el pasado fin de semana, por fuerzas musulmanas y, posteriormente para evitar las represalias croatas contra el convoy humanitario organizado por los musulmanes.

Más información en página 24

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS