GUERRA EN LOS BALCANES

Un sargento español muere en accidente de tráfico en Bosnia al volcar el blindado en el que viajaba

M. RICO M. GONZÁLEZ, El sargento de Caballería Ángel Tornel Yáñez, de 27 años, soltero, natural de Granada y miembro del contingente español desplegado en Bosnia, falleció ayer como consecuencía de un accidente de tráfico. El vehículo de exploración de caballería (VEC) en el que viajaba el sargento volcó sobre las tres de la tarde, cuando regresaba a la base de Medjugorje tras escoltar un convoy de ayuda humanitaria del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El Ministerio de Defensa, que informó del siniestro, no pudo precisar la razón por la que el blindado se dio la vuelta, aunque indicó que no había combates.

Más información
Conducir el VEC, una "pequeña aventura", según los expertos

En el accidente, que se produjo en la tortuosa carretera que une las localidades de Ljubuski y Mostar, cerca de Medjugorje, resultó también herido gravemente el cabo primero Ignacio Riobo Saliño, natural de Pontevedra, que ayer tarde era atendido de traumatismo craneoencefálico y contusiones diversas en el puesto médico español de Dracevo. Otro soldado resultó herido leve.El sargento Tornel viajaba, al parecer, en la parte exterior del vehículo, dirigiendo al conductor desde la escotilla, por lo que resultó gravemente herido al volcar el VEIC y llegó ya cadáver al puesto de Dracevo. Ángel Tornel, militar profesional, estaba destinado en el Regimiento Ligero Acorazado Santiago número 1, con sede en Valladolid.

Aunque nació en Granada, el 4 de diciembre de 1965, la familia de Ángel Tornel reside en Murcia, donde fue informada ayer del mortal accidente. Sus familiares no quisieron realizar declaraciones. Familiares del fallecido viajarán hoy a Bosnia en un avión del Ejército del Aire para recoger el cadáver.

Ésta es la segunda víctima mortal del batallón español, que llegó a la zona el pasado noviembre. El 13 de mayo falleció en Madrid el teniente de la Legión Arturo Muñoz Castellanos, debido a las heridas sufridas dos días antes en Mostar por la explosión de una granada.

El aeropuerto de Sarajevo sufrió ayer uno de los peores ataques en las últimas semanas. Cuatro cascos azules franceses destacados en la zona fueron tiroteados y uno de ellos, al que una bala le atravesó la cabeza, encuentra en estado muy grave. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) decidió suspender los vuelos a la capital bosnia después de que uno de sus aviones recibiera el impacto de una ametralladora al aterrizar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS