Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instituciones religiosas pugnan por sacar provecho a sus terrenos

La decisión del gobierno municipal de rehuir los asuntos candentes en tiempo electoral condenó al pleno de ayer a la sesión más descafeinada de los últimos años. El PP, incluso, retiró los dos asuntos contra los que la oposición tenía previsto disparar: los planes de dos instituciones religiosas para construir en los espacios libres de sus fincas. Este año han llegado ya tres peticiones similares. Por ello, el PSOE propuso irónicamente crear "una sección especial en el Ayuntamiento para los huertos de los conventos"

El Ayuntamiento aprobó inicialmente, en enero pasado, el proyecto de la Congregación de Religiosas Sagrados Corazones de construir viviendas unifamiliares en unos terrenos que la institución tiene en Chamartín. Fue el primer caso.Otros dos llegaron ayer al pleno municipal: la intención del Instituto de Religiosas Franciscanas de María de ampliar la edificabilidad del sanatorio San Francisco de Asís, y el proyecto del colegio orfelinato San Ramón y San Antonio de construir un nuevo edificio en el jardín de su finca, en la calle de Rodríguez Marín.

El concejal socialista José María de la Riva criticó que con las reformas urbanísticas propuestas "se hicieran desaparecer los espacios libres de todos los conventos de Chamartín". Según De la Riva, las congregaciones obtendrán con estos proyectos "un lucro por encima de lo racional".

El colegio San Ramón y San Antonio depende de una fundación formada por el obispado, el Ayuntamiento y el Ministerio de Interior "que tiene un carácter asistencial sin ánimo de lucro", comentó el alcalde, José María Álvarez del Manzano.

Aparcamiento y ampliación

El colegio, que es ahora una residencia de niñas, pretende construir un aparcamiento subterráneo de 250 plazas para sufragar la reforma - del edificio actual y la construcción de uno nuevo "en la única zona del solar sin aprovechamiento", explica la memoria del proyecto.

Paco Herrera, portavoz de IU, alegó, además, que este plan supondría un "desaguisado estético". "En el jardín actual se levantará un edificio de tres plantas justo delante de un inmueble de estilo neomudéjar, construido en los años veinte, y que está protegido por sus importantes valores estéticos".

Las advertencias de la oposición sobre la posible ilegalidad de esta operación indujeron al concejal de Urbanismo, José Ignacio Echeverría, a retirar la propuesta del orden del día "para estudiarla de nuevo". Lo mismo hizo con el proyecto para ampliar el sanatorio San Francisco de Asís. Según el concejal, "hubo una alegación del propietario de una finca colindante, que deberá llegar a un acuerdo con el sanatorio".

El debate enfrentó también a los bancos de la oposición después de que el PSOE acusara a IU de utilizar para su crítica los mismos argumentos que los socialistas esgrimieron en la comisión de Urbanismo de la pasada semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1993

Más información

  • La oposición acusa a las congregaciones de querer especular