Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU sanciona comercialmente a la CE y Brittan pide represalias

La Administración estadounidense ha decidido aplicar sanciones parciales contra la Comunidad Europea, por el mantenimiento de la preferencia del 3% en los precios de ofertas a las empresas europeas en los mercados públicos de telecomunicaciones y algunos otros servicios. El 21 de abril se anunció con gran alharaca un acuerdo parcial entre Washington y Bruselas en la espinosa cuestión de los mercados públicos. Pero el representante comercial norteamericano, Mickey Kantor, aseguró que no renunciaba a las sanciones en los campos no cubiertos por el acuerdo. Pues bien: a pesar de las exhortaciones europeas, las sanciones están aquí, aunque limitadas a unos contratos por valor de entre 2.400 y 2.500 millones de pesetas.Los mercados públicos federales norteamericanos de servicios eléctricos, telecomunicaciones, y otros servicios de salud, seguridad, jurídicos, y limpieza de puertos entre otros, han quedado cerrados a las empresas europeas a partir de hoy en respuesta al artículo 29 de la directiva de la CE sobre mercados públicos, que ofrece ventajas de precio a las empresas comunitarias. Los sectores cubiertos por estas sanciones son los que no entraron en el acuerdo alcanzado hace algo más de un mes, que consiguió terminar con el clima de guerra comercial y establecer una nueva atmósfera en las relaciones comerciales.

Respuesta europea

Un portavoz del comisario europeo de Comercio Exterior, Leon Brittan, aseguró ayer que "no desea que estas sanciones estropeen el ambiente positivo creado en torno a las negociaciones del GATT" y recordó que había solicitado reiteradamente a Kantor la anulación de cualquier tipo de represalia. Brittan ha asegurado que pedirá al Consejo de Ministros de la CE que estudie las medidas correspondientes de respuesta a las sanciones norteamericanas. El comisario insistió en asegurar que las sanciones, a pesar de su escasa envergadura, no son justificadas. Las nuevas sanciones norteamericanas llegan en el mismo momento en que la CE acaba de solicitar la formación de un panel sobre el acero en el GATT, en el que se juzgue la justificación de las sanciones en cadena lanzadas por Washington contra los aceros europeos desde diciembre.

El acuerdo sobre mercados públicos alcanzado en abril consiste en una mutua liberalización del sector del equipamiento eléctrico pesado y un calendario de trabajo para los sectores del agua y de los transportes (aeropuertos y puertos incluidos).

Tiene una vigencia de dos años, tiempo en el que las dos partes deberán extender el acuerdo a los otros sectores e intentar convertirlo en un estímulo para la terminación de la Ronda Uruguay del GATT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1993