FERIA DE SAN ISIDRO

Moura: "Busco más la bravura que la nobleza"

El portugués Joao Moura, que ya mostró en la feria su faceta como rejoneador, vuelve a estar hoy anunciado en los carteles, ahora. como ganadero, campo en el que tiene las ideas muy claras y en el que ha logrado también grandes éxitos: "La verdad es que estoy satisfecho porque poco a poco voy consiguiendo mi toro ideal y, además, las figuras se apuntan a mi divisa, pese a que busco más la bravura que la nobleza".

Moura estima que esta línea de actuación suya, muy diferente a la de los ganaderos españoles en general, es similar a la que siguen la mayoría de los propietarios de divisas en Portugal, "país en el que empieza a ocurrir algo impensable hace unas décadas: se va convirtiendo lentamente en la reserva de la casta del toro de lidia".Antes de continuar con sus opiniones puntualiza que no quiere herir a nadie con ellas y que aunque es muy sincero puede estar equivocado, "porque aunque prácticamente nací y me desarrollé entre toros, yo soy ganadero profesional desde hace relativamente poco tiempo, mientras que hay colegas españoles con muchísimos años de dedicación".

Después ya entra a fondo en la cuestión y expone que muchos de sus colegas españoles llevan algún tiempo inclinándose más por la búsqueda de la nobleza en los toros que por la bravura, lo que considera un error: "Se corre el grave peligro de que las camadas resultantes vayan degenerando en animales sosos, sin fuerzas e incluso hasta en mansos. Y luego cuesta muchísimos años levantar la ganadería".

Insiste en que en esa relación bravura-nobleza debe predominar la primera, sin que falte la segunda, y que eso se logra a base de mucha selección: "Es triste y antieconómico a corto plazo mandar sacrificar a la mayoría de las vacas de un tentadero, pero es imprescindible hacerlo".

Tras señalar que pese a que sólo piensa en él mismo o en los aficionados cuando toma estas decisiones, presume de que sin embargo se da la paradoja de que la mayoría de las figuras se. pelean por matar sus toros. "Por eso digo que estoy cerca de mi toro ideal, pues es aceptado por los sectores tan importantes en la fiesta, como los toreros y el público. Y, además, por su trapío, no suelen tener normalmente problemas en los reconocimientos veterinarios ni en Madrid.

No obstante sí que los tuvo su corrida en el reconocimiento previo de ayer. Los veterinarios rechazaron, por falta de trapío, a dos de los seis toros que envió el portugués. Otros dos quedaron pendientes para el reconocimiento de esta mañana y los dos restantes fueron admitidos. El ganadero se comprometió a traer varios toros más para este reconocimiento de hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50