Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa el esfuerzo mediador de Owen horas antes de que entren en vigor las sanciones a Yugoslavia

El dirigente serbio, de Bosnia, Radovan Karadzic, rechazó ayer la versión corregida del plan de paz para Bosnia-Herzegovina, ofrecida en Belgrado por David Owen. La nueva oferta incluía la creación de un corredor entre los territorios controlados por los serbios al este y oeste de Bosnia. "Este plan es totalmente antiserbio. No satisface ninguna demanda serbia", declaró Karadzic al concluir su reunión con Owen. El Parlamento de la autoproclamada república serbia de Bosnia, reunido en Bosauski Novi, tomará la decisión final al respecto, pocas horas antes de la medianoche de hoy, cuando vence el plazo para aceptar el plan y entran en vigor las nuevas sanciones de la ONU contra Yugoslavia (Serbia y Montenegro).

"No puedo tomar la decisión solo", manifestó Radovan Karadzic, "es demasiado grande para mi. Expondré los hechos en el Parlamento y el pueblo decidirá", añadió el dirigente de los serbios de Bosnia.David Owen llegó a Belgrado para ofrecer a los serbios de Bosnia la modificación de los mapas previstos en el plan de paz para permitirles firmarlo "con dignidad", sólo unas horas antes de que Yugoslavia quede herméticamente cerrada en aplicación de la resolución 820 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Owen propuso a los serbios un corredor desmilitarizado de cinco kilómetros a ambos lados de la carretera que une Brcko con Derventa a través del norte de Bosnia. Las tropas de la ONU garantizarían el paso seguro a través (le esta vía de comunicación entre las provincias serbias de Bosnia occidental y Serbia. Esta zona, según el plan original de la división de Bosnia en 10 provincias semiautónomas, está asignada a los croatas. Actualmente permanece bajo control de los soldados serbios. Muy pocos habitantes viven a lo largo del corredor donde prácticamente todos los pueblos han sido destruidos e incendiados.

Karadz¡c rechazó que la ONU controle el corredor porque desea conservar a sus tropas en el mismo, dada su importancia estratégica.

Preocupación

Visiblemente irritado tras su reunión con Radovan Karadzic, el mediador británico se abstuvo de hacer comentarios. A continuación volvió a reunirse con el presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, y con el de Yugoslavia, Dobrica Cosic, a los que expuso las inmediatas consecuencias que tendrá el rechazo del plan de paz por los serbios de Bosnia, los únicos que aún no lo han firmado. 'Tos presidentes Cosic y Milosevic parecían preocupados por la decisión tomada por Karadzic", declaró Owen antes de viajar hacia Zagreb, la capital croata.

El no de Radovan Karadz¡c fue inmediatamente secundado por los políticos serbios de Bosnia y Croacia, reunidos en Bosanski Novi. "Nadie tiene el derecho a negociar con las tierras serbias", comentó Milan Gvero, vicecomandante del Ejército serbio en Bosnia.

Además, los parlamentarios de Krajina, en territorio croata, y de la autoproclamada república serbia de Bosnia decidieron integrar ayer sus dos parlamentos autoproclamados. Muchos diputados abogaron por la inmediata unión de ambas repúblicas, pero finalmente triunfó la tesis más moderada, que sugiere "coordinar" las actividades de política exterior y defensa, entre otros campos. "Por ahora no nos unimos, pero ya veremos dentro de un año o más" declaró ayer Radovan Karadzic.

"Camino peligroso"

Al aterrizar en Zagreb, donde acudió para entrevistarse de nuevo con el presidente de Croacia, Franjo Tudjman, y con el de Bosnia, Alia Izetbegovic, Owen comentó la actitud de Karadzic: "[Karadz¡c] conduce a los serbios de Bosnia por un sendero peligroso, llevando consigo a toda la nación serbia por un camino peligroso y trágico".

Sin embargo, Belgrado parece empeñado en ejercer presión sobre los parlamentarios serbios de Bosnia para que acepten el acuerdo de paz en el último momento.

Fuentes cercanas a la política oficial de Belgrado esperan que hasta las diez de la noche de hoy, apenas dos horas antes del vencimiento del ultimátum, los diputados voten a favor de la firma del plan de paz.

El presidente croata Franjo Tudjman, en una alocución retransmitida a través de la radio oficial, comentó ayer que Bosnia Herzegovina sólo sobrevivirá si se sustenta en "una base confederal, bajo protectorado de las Naciones Unidas". Tal sugerencia obligaría a una modificación del plan de paz. El plan original de la división de Bosnia en diez provincias semiautónomas, tiende a mantener la unidad territorial del país, tal como fue reconocido por las Naciones Unidas. Sin embargo, ni los croatas ni los serbios desean compartir un mismo estado con los musulmanes. De ahí, la lucha territorial desatada entre croatas y musulmanes en Bosnia central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 1993

Más información

  • Karadzic rechaza en Belgrado la última versión del plan de paz para Bosnia