El presidente surafricano dice que la justicia ha de actuar sin demora en el "caso Hani"

Los dirigentes políticos surafricanos, tanto blancos como negros, solicitaron con urgencia a sus seguidores que mantengan la calma y no busquen venganza por el asesinato, el pasado sábado, del secretario general del Partido Comunista de Suráfrica, Chris Hani. A pesar de ello y del impresionante despliegue policial, se registraron algunos incidentes violentos aislados en Ciudad del Cabo y Johanesburgo. El presidente surafricano, Frederik de Klerk, pidió a la justicia que actuara con celeridad para reducir la tensión. Un inmigrante polaco ha sido detenido como supuesto autor del atentado.

"Puedo anunciar que los cargos serán presentados hoy [por ayer] y que en el plazo de unos días una persona será juzgada", declaró De Klerk. Las investigaciones policiales por el asesinato de Hani se centran en grupos de extrema derecha y anticomunistas, con los que podría estar vinculado el blanco autor del crimen.Sólo cinco minutos después del atentado, la policía detuvo a Janus Jacob Wallus, un inmigrante polaco de 40 años que reside en Suráfrica desde hace 12, Como supuesto autor del mismo. La policía rompió el procedimiento judicial habitual para anunciar ayer los resultados del análisis balístico de dos pistolas encontradas en el coche de Wallus, quien comparecerá el próximo martes ante el tribunal aunque aún no ha sido acusado formalmente.

Según un portavoz polic¡al, el análisis balístico demuestra que una de las armas fue la que causó la muerte de Hani. Otros análisis demuestran que Wallus disparó ese arma el domingo por la mañana. Pero la policía sigue investigando si el sospechoso actuó solo o si es miembro de algún grupo de activistas políticos.

El Servicio Nacional. de Radio y Televisión de Suráfrica, interrumpió sus emisiones el sábado para, en un hecho sin precedentes, emitir en directo un discurso del dirigente del Consejo Nacional Africano (ANC), Nelson Mandela. Un fondo de música religiosa y un extracto de una intervención de Hani en la que pedía la paz a sus conciudadanos precedieron al discurso de Mandela. El dirigente del ANC elogió la figura de Hani y exhortó a sus seguidores a que mantuvieran la calma. "Con toda mi autoridad pido a todo el pueblo que permanezca tranquilo, que no responda a las provocaciones violentas, incluso si están motivadas por el deseo de vengar la muerte de Hani", dijo Mandela. Han¡, de 50 años, fue tiroteado el sábado ante su casa en el barrio blanco de Boksburg, al este de Johanesburgo.

Cinco muertos

Cientos de manifestantes se lanzaron a las calles de los suburbios de Ciudad del Cabo el sábado por la noche y el domingo. En Crossroads, Khayelitsha y otros barrios de mayoría negra, los manifestantes bloquearon las carreteras con barricadas incendiarias, para protestar por el asesinato de Hani antiguo dirigente del brazo armado del ANC.Dos blancos fueron quemados vivos y otro está gravemente herido después de que le cortaran parte de la lengua en un suburbio negro cerca de Ciudad del Cabo, según informó la policía. Otros tres hombres murieron y una mujer resultó herida en Chiken Farm, en Soweto, al norte de Johanesburgo, por disparos de la policía durante una ceremonia religiosa de conmemoración. Los residentes de Chiken Farm aseguraron que la policía abrió fuego indiscriminadarnente, pero según el presidente De Klerk, los agentes se limitaron a responder a los disparos dirigidos contra ellos. La policía detuvo a un número indeterminado de personas en la zona.

El dirigente comunista era actualmente miembro de la ejecutiva del ANC y, según las encuestas, era el segundo político más popular de Suráfrica después de Nelson Mandela. Hani era especialmente considerado entre los jóvenes radicales que apoyan la línea dura contra el Gobierno.

Las exhortaciones a la calma. estaban especialmente dirigidas hacia los militantes comunistas.

El semanario Sunday Star informaba ayer de que ha recibido llamadas telefónicas anónimas en las que la "extrema derecha" se responsabilizaba de la muerte de Hani.

Todos los miembros del Gobierno tienen protección policial, pero la seguridad de los dirigentes negros dista de ser perfecta. Los dos guardaespaldas de Han¡ disfrutaban el pasado sábado de un fin de semana libre y no fueron reemplazados. Fuentes policiales aseguraron ayer que la seguridad de los dirigentes negros será fortalecida. Hasta hace poco, los líderes negros renunciaban a la escolta policial porque consideraban a los agentes "representantes de los opresores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de abril de 1993.

Lo más visto en...

Top 50