El presidente salvadoreño critica el informe de la Comisión de la Verdad de la ONU

El presidente de El Salvador, el derechista Alfredo Cristiani, criticó el jueves, en un mensaje a la nación, el informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas sobre los actos de violencia durante los 12 años de guerra civil e insistió en la necesidad de "una amnistía general y absoluta para olvidar esa página dolorosa" de su historia y "buscar un futuro mejor" para su país.

Cristiani se mostró dispuesto a cumplir las recomendaciones de la Comisión de la Verdad, pero siempre "dentro del marco constitucional y las leyes vigentes de la República". Esta salvedad permite al Gobierno salvadoreño un amplio margen de maniobra y la posibilidad de ignorar varias de las recomendaciones de la ONU. La destitución de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, uno de los puntos más controvertidos del informe, podría ser rechazada con el argumento de que los principios de un Estado de derecho imponen la división de poderes y que los jueces constituyen un poder independiente.

Tras asegurar de forma categórica que "El Salvador va a cumplir con su compromiso de implementar las recomendaciones que emanaron del informe de la Comisión de la Verdad", añade Cristiani: "Por supuesto, esto lo haremos dentro de lo que el órgano ejecutivo tiene como atribuciones y manteniéndonos dentro del marco constitucional y las leyes de la República".

Exhortación de la ONU

El presidente hablaba cuando, en Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU exhortaba al Gobierno salvadoreño y a la oposición a que "cumplan debidamente con las recomendaciones contenidas en el informe de la Comisión de la Verdad, así como con los demás compromisos pendientes de ejecución".Cristiani dio una de cal y otra de arena en su mensaje a la nación y dejó abiertas todas las puertas respecto del cumplimiento del informe de la comisión. De forma tajante aseguró Cristiani que dicho texto "no responde al anhelo de la mayoría de los salvadoreños, que es el perdón y el olvido de todo lo que fue ese pasado tan doloroso, que tanto sufrimiento trajo a la familia salvadoreña".

Señala Cristiani que el informe sólo analiza una parte de los actos de violencia ocurridos. "Por eso no consideramos que es justo aplicar ciertas medidas, sean jurídicas o administrativas, a algunos, cuando otros, por el simple hecho de no haber formado parte de la muestra que fue analizada por el informe de la Comisión de la Verdad, tengan que ser olvidados", añade. Insiste el presidente salvadoreño en su llamamiento a las fuerzas políticas de El Salvador para "apoyar una amnistía general y absoluta".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de marzo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50