Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE deja a Collado como presidente, pero evita respaldarle

Los diputados del PSOE en Murcia sostuvieron ayer disciplinadamente con sus votos al presidente regional, el socialista Carlos Collado, rechazando la moción de censura presentada contra él por el PP, pero sin comprometerse en un apoyo explícito a su gestión. Ramón Ortiz, portavoz socialista, eludió respaldar a Collado desde la tribuna de la Asamblea regional, y recalcó que "el Grupo Socialista sabe qué tiene que hacer con la confianza de los ciudadanos y el presidente sabe la confianza de que dispone en el grupo".La moción fue rechazada en votación pública por los 24 parlamentarios socialistas, frente a los 17 del PP, que proponían como candidato a su portavoz, Juan Ramón Calero. Los cuatro diputados de IU se abstuvieron.

Tras el pleno, Collado declaró a los periodistas que se siente "evidentemente respaldado por la votación". "Acabo de conocer cuál es el respaldo del partido", recalcó. El presidente regional, quien insistió en que tiene el apoyo de la dirección federal del partido, aseguró que nunca ha tenido intención de dimitir.

El jefe del Ejecutivo murciano piensa que el rechazo de la moción cierra la polémica por la compra de la finca Casa Grande, por la que la Administración regional pagó presuntamente a Ferrovial 1.534 millones de pesetas por encima del valor. Collado, quien se mostró "cansado de toda esta historia" pidió que se agilice la tramitación judicial.

Las diversas interpretaciones sobre esta operación consumieron gran parte de la sesión de la tarde entre Collado, Juan Ramón Calero y el portavoz de IU, Pedro Antonio Ríos. Calero llegó a afirmar que, más allá de la regularidad o no de la operación, lo importante es que, para Ferrovial, Casa Grande "fue un buen negocio, pero ustedes les timaron como imbéciles".

Concluida, la votación, Collado subió a la tribuna y leyó un discurso de seis folios. Su referencia a que el debate había demostrado "de forma inequívoca" lo regular de las operaciones puestas en cuestión motivó un ruidoso pateo en los bancos del PP, cuya intensidad sonora aumentó al impedir Miguel Navarro, presidente del Parlamento regional, que Calero replicase. Por la mañana, Ramón Ortiz, uno de los 22 parlamentarios del PSOE que han firmado un escrito criticando al presidente regional, dejó claro que "quien cuenta con la confianza en Murcia es el PSOE [por su respaldo electoral] y en esta Cámara, el Grupo Socialista". Ninguna referencia a Collado.

Previamente, Calero sostuvo que la moción se habría evitado si Collado hubiese dimitido "con dignidad" al conocer la existencia del escrito de los 22 diputados de su grupo.

[Por su parte, el vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, mantuvo una conversación con el secretario general de su partido en Murcia para instarle a rechazar la moción de censura, informa Europa Press].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 1993