Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos acusa a Argentina de esconder elementos clave del misil 'Cóndor 2'

Los Ministerios de Exteriores y Defensa argentinos se encuentran enfrentados como consecuencia de una protesta de Estados Unidos por no haber desmantelado por completo el misil Cóndor 2, asunto que durante meses ha sido motivo de discordia entre los dos países, según informó ayer el diario Clarín. El 29 de enero el Cóndor 2 fue desmantelado y enviado a España, pero, según EE UU, faltan elementos esenciales de la inteligencia del misil.La del Cóndor 2 parece un historia interminable, una especie de culebrón de nunca acabar. El proyecto de construir un cohete con un alcance de unos 1.200 kilómetros capaz de transportar una carga convencional, química o nuclear, que algunos estiman de hasta una tonelada, encandiló en 1979 a los militares argentinos de la pasada dictadura.

La derrota en la guerra de las Malvinas en 1982 puso de manifiesto las ventajas teóricas del misil: el Cóndor 2 podía alcanzar el archipiélago reivindicado por Argentina. El Gobierno democrático del radical Raúl Alfonsín dio un fuerte impulso al proyecto, que se realizaba en una fábrica situada en Falda del Carmen, en la serranía de la argentina provincia de Córdoba.

La guerra del Golfo y la sospecha de que Argentina pudiera vender el misil a Sadam Husein despertó inquietud en Israel y EE UU, que se sumó a la que ya tenía Londres.

El temor a que el Cóndor 2 pudiese caer en manos de Irak se incrementó con el ascenso al poder en julio de 1989 de un todavía imprevisible Carlos Menem, hijo de árabes. Desde su llegada a Buenos Aires, el embajador estadounindense, Terence Todman, bien conocido en España por sus ambiguas posiciones en el golpe del 23-F, se volcó para conseguir liquidar el Condor 2.

Resquicio

Todinan consiguió, al fin, que Buenos Aires ordenase el desmantelamiento del misil, pero quedó abierto un resquicio, por que las piezas no se entregaron a EE UU, sino a España. Esto ocurrió a pesar de la desconfianza manifestada por Todman que dudaba de la capacidad técnica española. EE UU sólo se encargaría de supervisar.Ahora, según denuncia Clarín, Todrnan ha enviado a la cancillería argentina una protesta, porque elementos de la llamada inteligencia del misil no figuraban entre lo enviado a Cádiz el pasado 29 de enero.

La intervención de Todrnan pone de manifiesto que todavía colea el asunto del Cóndor 2, pero además ha venido tambien a azuzar las tensiones en el seno del Gabinete de Menem entre los sectores afines al ministro de Economía, Domingo Cavallo -anterior responsable de Exteriores-, y su primer adversario en el Gobierno, su antecesor en Economía y actual ministro de Defensa, Erman González.

Los militares y el Ministerio de Defensa no creen que el acuerdo de desmantelamiento del Cóndor 2 les obligue a entregar también la inteligencia del misil. El canciller argentino Guido di Tella fue el inventor del término relaciones carnales, para definir la nueva política hacia Estados Unidos. Tanto el actual ministro de Exteriores como su antecesor, Cavallo, desean complacer a Washington, sobre todo tras la llegada de la nueva Administración demócrata. Buenos Aires teme que el nuevo Gabinete estadounidense no mantenga hacia Argentina y el Gobierno de Menem una actitud tan favorable como la que tuvo Bush.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de marzo de 1993

Más información

  • Las piezas del cohete sin su 'inteligencia" fueron enviadas a España