Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares de los ingresados en el hospital del Niño Jesús limpian las habitaciones

Una quincena de padres de niños internados en el hospital del Niño Jesús han resuelto por lo sano: en el dilema de convertirse en esquiroles o dejar a sus hijos entre porquería, optaron por limpiar ellos mismos las habitaciones. El centro sanitario de la calle de Menéndez Pelayo, dedicado exclusivamente a la atención infantil, vive una huelga de limpieza desde el pasado día 15, promovida por Comisiones Obreras con carácter indefinido. Los trabajadores exigen a su empresa, Lianca, que respete el nivel salarial y refuerce la plantilla.

Este conflicto en el servicio de limpieza se produce en un momento en que el hospital del Niño Jesús, gestionado por el Instituto Nacional de la Salud (Insalud), soporta una ocupación cercana al 100% de sus posibilidades, según explicaba ayer el propio director médico, Joaquín Otero.Aunque se están respetando los servicios mínimos, según las dos partes, la degradación de la higiene en determinadas áreas del hospital es absoluta: los servicios y lavabos están impracticables, y el olor, en casi todos ellos, es insoportable; todo ello sin contar la basura que ya empieza a acumularse en el pasillo principal del centro. Ante esta situación, el pasado miércoles, un grupo de padres -casi los mismos que dirigieron un escrito de protesta al director- compraron utensilios y ellos mismos limpiaron las habitaciones en las que están encamados sus hijos. "Y lo seguiremos haciendo a diario mientras haya suciedad", indicó un padre.

"Son niños pequeños, con las defensas muy bajas, y aquí debe extremarse la higiene para evitar que cojan infecciones", subrayó Miguel Ramos, otro de los padres. Tras la limpieza, los padres depositaron las bolsas frente a la puerta del despacho del director. "Mire cuánta suciedad hay en esta cocina, y es en ella donde preparamos y calentamos los biberones de los niños", explicó una sanitaria del ala C, destinada a lactantes.

Nivel de higiene

El director médico del Niño Jesús (centro de unas 200 camas) atribuyó el paro a un conflicto entre la contrata y sus empleados. Matizó que el nivel de higiene en las áreas consideradas críticas (cuidados intensivos, quirófanos ... ) "es perfecto, el mismo que el que había antes de la huelga". Asimismo, subrayó que la higiene en las áreas de lactantes, cirugía y escolares tampoco "plantea ningún riesgo de infecciones".Otero indicó que en los últimos tres años el Insalud ha duplicado la asignación económica destinada a la contrata de la limpieza, por lo que no descartó la posibilidad, si persiste el paro, de rescindir el contrato.

José Luis Sedeño, miembro del comité de huelga, declaró que Llanca (que se quedó con la contrata de limpieza del centro hace poco más de un mes; la anterior abandonó el servicio) rechaza asumir el convenio suscrito entre los trabajadores y la anterior empresa porque, según ella, el dinero que recibe del Insalud (140 millones anuales) es insuficiente. Según Sedeño, Lianca considera necesario incrementar en 17 millones de pesetas esa cantidad para mantener los salarios y reforzar la plantilla con tres personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1993

Más información

  • La basura empieza a acumularse tras cuatro días de huelga