Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Powell se plantea adelantar su retiro por sus desacuerdos con Clinton

El jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Colin Powell, ha decidido adelantar su retiro en protesta por la política de la Casa Blanca sobre homosexuales en el Ejército y sobre los recortes del presupuesto militar, según informaba ayer el diario The New York Times.El general Powell desmintió ayer que exista ningún conflicto entre el Estado Mayor y la presidencia, pero admitió que, desde hace más de un año, había considerado, "por razones personales", dejar su cargo antes del fin de su mandato, que está fijado para el próximo 30 de septiembre.

El eventual retiro de Powell coincide con la decisión del presidente norteamericano, Bill Clinton, de reducir considerablemente los gastos de la Administración. Una de las fuentes principales de ahorro será, precisamente, el gasto militar.

Clinton extendió ayer su política de sacrificio a todos los niveles del Gobierno y firmó órdenes para eliminar 100.000 puestos de trabajo de la burocracia federal antes de 1995, así como numerosos privilegios de los que disfrutan altos cargos. El 10% de las reducciones de plantillas afectará a personal directivo, mientras que los gastos para coches oficiales, comedores y otros beneficios de los empleados se recortarán en un 11%.

El presidente norteamericano afirmó después de poner su rúbrica bajo las órdenes que reorganizan la actividad administra tiva que esto supone el comienzo del cumplimiento de la revolución que el pueblo norteamericano pidió en las últimas elecciones. "Tenemos la obligación y una gran oportunidad de cambiar la forma en que trabaja el Gobierno", dijo Clinton.

"Antes de pedir sacrificios al pueblo norteamericano, el presidente de EE UU quiere que el Gobierno haga todo lo posible para sacrificarse también", dijo Bruce Reed, uno de asesores de la Casa Blanca para asuntos de política interior.

Contenido simbólico

Aunque estos recortes suponen sólo una pequeña reducción de una enorme maquinaria burocrática federal integrada por más de dos millones de empleados, son suficientes para conseguir un ahorro de un billón de pesetas en el plazo de cuatro años y tienen, sobre todo, un gran contenido simbólico.Entre las medidas tomadas por el presidente norteamericano para reducir los privilegios de los cargos públicos, se encuentra una orden que suprime los coches oficiales de todos los puestos de viceministros y subsecretarios, es decir de todos los funcionarios por debajo del mismo ministro, excepto cuando estén trabajando. en la seguridad nacional.

[Paralelamente, el secretario de Transportes, Federico Peña, se ha convertido en el segundo miembro del Gabinete que ha reconocido no haber pagado la seguridad social de una niñera a la que contrató en 1991, informa France Presse. El antiguo alcalde de Denver (Colorado) declaró que había pagado ya más de 100 dólares en concepto de impuestos atrasados. Otro miembro del equipo de Clinton, el secretario de Comercio, Ron Brown, reconoció el pasado domingo que no había pagado la cotización de retiro de una empleada doméstica].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993

Más información

  • Fuertes recortes de gastos en la Administración