Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide seis años para el militante del PP acusado de soborno

El fiscal de la Audiencia de Palma de Mallorca considera a Miguel Deyá, militante del Partido Popular, y al agente inmobiliario Guillermo Ginard, autores de un presunto delito de sedición o, alternativamente, de cohecho y solicita para el primer supuesto una pena de seis años y ocho anos de cárcel, respectivamente. En caso de que el tribunal sentencie que se trató de un delito de cohecho, las penas solicitadas serán de cuatro y seis meses y 100 millones de multa para cada uno.El fiscal y la acusación particular consideran que Deyà intentó sobornar al concejal socialista José Miguel Campos para que votase una moción de censura contra el alcalde del Ayuntamiento mallorquín de Calvià y a favor del candidato del PP. El tribunal admitió como prueba unas cintas magnetofónicas grabadas por el propio Campos que contienen una conversación, supuestamente con Deyà, en la que éste le ofrece 100 millones de pesetas a cambio del voto.

Los letrados del edil denunciante y de las acusaciones particulares -el PSOE y el Ayuntamiento de Calvià- implican como coautor al vicepresidente local del PP, Andrés Bordoy.

Campos explicó ayer ante la Audiencia de Palma de Mallorca los detalles del intento de soborno con 100 millones de pesetas que realizaron presuntamente tres personas relacionadas con el Partido Popular, en enero de 1992. Por la mañana, declararon los peritos de la policía científica, quienes aseguraron que las grabaciones no fueron manipuladas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993