Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Los serbios intentan una contraofensiva en el rio Drina

MIRJANA TOMIC El moderado optimismo de David Owen, copresidente de la conferencia sobre la paz en Bosnia-Herzegovina, acerca de la posibilidad de conseguir un acuerdo político en Ginebra, este fin de semana, entre los líderes de las tres etnias enfrentadas en Bosnia no se refleja en el campo de batalla.

Las milicias musulmana y serbia combaten, por tercera semana consecutiva, en Bosnia oriental, a lo largo de los ríos Drina y Lim. El objetivo musulmán es recuperar la primera región caída en manos serbias al inicio de la guerra bosnia, en abril pasado. Las fuerzas serbias intentan lanzar una contraofensiva, apoyadas por el Ejército yugoslavo, en estado de alerta en la ribera oriental del río Drina, frontera natural entre Serbia y Bosnia.

Además, la tregua acordada entre croatas y musulmanes en Bosnia central duró menos de 24 horas. Los dos ejércitos reiniciaron los combates con la artillería y los tanques en Busovaca.

El empeoramiento de las relaciones croata-musulmanas afecta al transporte de ayuda humanitaria a más de 700.000 personas, según José María Mendiluce, enviado especial del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en la antigua Yugoslavia. Los croatas han bloqueado las vías de comunicación hacia Bosnia central, impidiendo el suministro de la ayuda. Los convoyes con medicamentos y alimentos parten ahora desde Belgrado por vía aérea.

El mapa bosnio

La expansión del conflicto entre croatas y musulmanes en las provincias asignadas a los primeros -según el mapa de la división de Bosnia en 10 provincias diseñado en Ginebra como fórmula de compromiso entre las aspiraciones políticas centralistas (musulmanas) y descentralizadas (croatas y serbios)- se debe a la lectura de este plan sobre el terreno. Los croatas, al igual que los serbios, conciben sus provincias étnicamente puras. El objetivo del Comité de Defensa Croata en Bosnia (HVO) es eliminar al Ejército bosnio de su territorio y forzar el éxodo de la población musulmana. La población serbia huyó hace tiempo de las provincias croatas.

Los serbios tienen la misma visión de sus provincias. Mezquitas y casas musulmanas saltan por los aires en Trebinje, ciudad en Herzegovina oriental con predominio serbio, donde no hubo combates entre serbios y musulmanes. Bozidar Vucurevic, alcalde de Trebinje, se declara incapaz de frenar a "los extremistas" que están forzando el éxodo de los musulmanes residentes en la provincia serbia. Incluso los musulmanes que luchan en el Ejército serbio en Bosnia están obligados a abandonar sus propiedades y huir.

Un posible acuerdo en Ginebra sobre los mapas de las 10 provincias supondría no sólo nuevos combates por el control de los territorios, sino también nuevos éxodos de la población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de enero de 1993