Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico amplía el control sobre el desgaste de ruedas

El Gobierno aprobó en su última reunión de 1992 un real decreto por el que se amplía la exigencia de una profundidad mínima en las ranuras de los neumáticos de vehículos de transporte de más de ocho pasajeros y algunos de mercancías.La medida responde a una propuesta de directiva europea por iniciativa de la Dirección General de Tráfico durante la etapa en que España ejerció la presidencia de la Comunidad Europea. Según el decreto, la ranura principal de los neumáticos deberá tener durante su uso una profundidad de al menos 1,6 milímetros. Esta norma, ya aplicable a otros vehículos, se amplía ahora a los destinados al transporte de más de nueve personas, incluido el conductor; los destinados al transporte de mercancías con un peso máximo inferior a 3.500 kilogramos; remolques con peso máximo inferior a 750 kilogramos y los comprendidos entre 750 y 3.500 kilogramos. Las infracciones a esta norma, de la que quedan excluidos los vehículos con valor histórico, serán sancionadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 1993