Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles gastaran este año en torno a 100.000 millones de pesetas en juguetes

Las modelos indolentes, pistas de coches y guerrilleros galácticos siguen siendo el menú favorito de los niños unas navidades más. El año pasado el sector juguetero vendió en España por valor de 101.045 millones de pesetas, lo que supone un gasto anual por niño superior a las 13.000 pesetas a precios de fábrica. La previsión de ventas para 1992 baja un 10%, teniendo en cuenta el descenso de la natalidad, la incorporación de los menores a patrones de consumo adultos y la fiebre del videojuego, que ella sola puede suponer a final de año un negocio cercano a los 45.000 millones de pesetas.

¿Qué prefieres: un libro o esos guerreros que tienes en la mano? David, de 10 años, circunspecto y con cara de consumidor exigente tardó medio segundo en contestar: "Los guerreros ¡hombre!". Sus dudas estaban en otro terreno. Llevaba casi media hora, sofocado por la bufanda y el calor del centro comercial, vacilando entre dos colecciones de guerrilleros con distintos equipos de camuflaje y armamento. "Es que tengo que pensar qué armas me vienen mejor", se justificaba. "Éstos parecen más reales", señalaba los de su mano derecha. "Pero, no sé...", miraba a su tía en busca de opinión. "Claro es que tienen tantas cosas que ya no saben lo que quieren", sonreía ella algo incómoda.Desde 1988, la empresa MB, líder mundial en figuras de acción, ha vendido en España seis millones de unidades de Gijoe, hombrecillos del futuro que nacieron en 1965 y ahora andan repartidos por el mundo con más de 200 millones de ejemplares vendidos. Los datos recabados en algunos grandes almacenes confirman que este tipo de juguete ha cedido el liderazgo a versiones modernas del tradicional Scalectrix y motocicletas para aspirantes a yuppies.

Actrices y ecologistas

Las muñecas barbie y sindy siguen siendo indicutibles entre las niñas. La primera con glamour de estrella esperando a Richard Gere y la segunda, ecologista, más al gusto europeo. A estas señoritas no les van mucho los rulos, afición para la que surgió hace algunos años un pequeño pony sufridor de larga cabellera.Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Juguetes, el pasado año el 75% de las niñas españolas poseía al menos una unidad. Una pequeña llegó a coleccionar hasta 73 ponys diferentes. Al último modelo se le llenaba el trasero de corazones rojos cuando hacía pis.

La venta de juguetes se concentra fundamentalmente entre los primeros días de diciembre y el 6 de enero. En España se vende el 77,08% de la producción nacional mientras el 22,92% se exporta, fundamentalmente a países de la CE. El gasto medio anual en España por cada niño ronda las 13.000 pesetas, cifra similar a la de Canadá, ligeramente inferior a Francia, con un gasto de 18.148 pesetas, y muy por debajo de las 24.000 de Alemania.

Durante 1991 se registró por primera vez un importante déficit comercial ya que el valor de las importaciones de juguetes realizadas por España fue de 30.446 millones de pesetas, lo que supone un incremento del 60% respecto a 1990.

Esta circunstancia lleva al sector juguetero a hablar de "competencia desleal", al considerar que el mercado español se ve "inundado" por juguetes procedentes del Extremo Oriente.

Los fabricantes aseguran que en 1991 se importaron de China juguetes por valor de 10.699 millones de pesetas, lo que representa el 42% de toda la importación española. Los jugueteros se enfrentan igualmente a la fuerte irrupción del videojuego, que empieza a sustituir a juguetes tradicionales a partir de los seis años, sin que todavía exista un consenso sobre sus efectos psicológicos.

La coordinadora Aprende a jugar, aprende a vivir, un programa especial de la Asociación Pro Derechos Humanos de España- ha criticado esta año el mensaje publicitario de los juguetes, campaña que ronda los 19.000 millones de pesetas. Su opinión es que "algunas televisiones y fabricantes de juguetes están convirtiendo el juego en un instrumento para el aprendizaje de los valores más cuestionados por la sociedad (sexismo, violencia, xenofobia, insolidaridad y competición extrema)".

Esto les ha movido a escribir una tarjeta de protesta al ministro de Transportes y Comunicaciones, José Borrell, y a solicitar la retirada de hasta 15 anuncios de otros tantos juguetes de la programación televisiva, por considerar que infringen la normativa comunitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992

Más información

  • Los guerreros galácticos y las muñecas dominan las preferencias de los niños