Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hillary será mi Bob Kennedy"

Little Rock

Hillary Clinton, la esposa del presidente electo de EE UU, tendrá un papel relevante en la próxima Administración norteamericana a juzgar por lo que dice su propio marido. Como dijo John Kennedy de su hermano Bob después de su elección sobre quién debía encontrarse en su despacho en el momento de las grandes decisiones, Clinton ha sido claro: "Hillary".Respecto a la manera de conciliar sus criterios, cuando difieran, el presidente electo afirma: "Si no estamos de acuerdo y creo que yo tengo razón, haré lo que crea justo. Luego ella me dirá: 'Ya te lo dije' (risas). Siempre hemos tenido montones de controversias". A pesar de lo cual, Clinton asegura: "Yo respeto muchísimo su opinión. Tiene gran conocimiento y experiencia en muchas cosas".

Hillary afirma por su parte: "Pocas veces creo que Bill esté equivocado. Puedo pensar que una cosa se debería hacer de diferente manera o que el procedimiento debería ser distinto, pero lo que sí puedo afirmar es que no hay nada de lo que él ha hecho que me haya disgustado realmente. Pensamos de una forma muy parecida y compartimos muchos valores". "Además", añade, "Bill pide consejos a todo el mundo. No es un círculo cerrado". Clinton abunda en el tema y alega: "La mayoría de la gente que tiene relación conmigo se siente libre de opinar de forma diferente a mí. Esto no cambiará".

A ésto tercia Hillary: "Le harán una reverencia primero, y después mostrarán su desacuerdo (risas). Caerán de rodillas"

Clinton: "Si leo eso en Time me voy a jugar al golf durante todas las navidades..."

Hillary: "Todavía no tenemos puesto el felpudo..."

"¿Qué hicimos cuando conocimos la victoria?", se pregunta Bill Clinton. "La miré [a Hillary], y empezamos a reirnos, y luego nos preguntamos ¿será verdad lo que nos está pasando?".

Clinton confiesa estar preocupado porque la institución residencial le impide pensar en la gente que le eligió y en sus problemas. "Me levanto todas las mañanas, pongo los pies en el suelo y no pienso sobre eso como si fuera algo incorporal. Voy a hacerlo lo mejor que pueda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992