Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ginecólogo condenado por aborto pide el indulto al Gobierno

El ginecólogo Alberto StoIzemburg, condenado a cuatro años y dos meses de prisión, así como a seis meses de inhabilitación para ejercer como facultativo por un delito de aborto ilegal, anunció ayer, a través de su abogado, que solicitará un indulto al Gobierno por la vía de urgencia, después de que el Tribunal Supremo confirmara el pasado día 21 esta condena dictada en 1990 por la Audiencia Provincial de Málaga.El letrado que le representa, Carlos Larrañaga, informó que paralelamente a esta petición va a presentar un recurso de amparo al Tribunal Constitucional, al considerar que el proceso judicial contra su patrocinado tiene "importantes irregularidades procesales".

Larrañaga pedirá también a la Audiencia de Málaga una suspensión de la ejecución de la condena para que este médico, que realizó el aborto en la clínica del ginecólogo malagueño Germán Sáenz de Santamaría, no tenga que ingresar inmediatamente en prisión. El letrado afirmó: "Vamos a pedir el indulto apoyados o no por otros colectivos, en los mismos términos en los solicitados en su día para Santamaría, y acogiéndonos a las manifestaciones de algunos miembros del Gobierno socialista que reiteradamente han dicho que ningún médico iría a la cárcel en España por un delito de aborto".

Carlos Larrañaga considera que el Supremo en su fallo ratificando la sentencia ha incurrido en los mismos errores" que la Audiencia de Málaga cuando condenó a su patrocinado. Por su parte, Alberto StoIzemburg dijo ayer que la sentencia es "esperpéntica y escandalosa", ya que mantiene que le condena por haber hecho cumplir la ley. "No es posible", afirmó, "que los pocos médicos que estamos sacándoles las castañas del fuego a este Gobierno con la ley del aborto, nos encontremos en una situación de absoluta indefensión".

StoIzemburg que tiene pendiente otro proceso por un delito de aborto junto con su compañero de clínica Sáenz de Santamaría, donde hay implicadas una treintena de personas, afirmó sentirse "acosado por unos jueces que apoyados por sectores minoritarios intentan imponer sus convicciones morales a una mayoría de personas que en este país desean que la mujer tenga libre elección en este asunto".

El Supremo desestimó el pasado día 21 un recurso presentado por el médico contra la sentencia dictada por la Audiencia de Málaga, que le condenó por un delito de aborto efectuado en 1988 en una mujer heroinómana y embarazada de 10 semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 1992