Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 158 personas al estrellarse un avión comercial en Libia

Un Boeing 727 de la compañía aérea libia Libyan Airlines se estrelló en la mañana de ayer cuando volaba desde la ciudad de Bengasi, en el noreste del país, hacia la capital, Trípoli, causando la muerte de las 158 personas que viajaban a bordo. Las autoridades libias no han dado más detalles del siniestro, que se produce un día después de que 54 personas perdieran la vida en Faro (Portugal) al partirse un aparato de la compañía holandesa Martinair durante el aterrizaje. Ya se ha iniciado la repatriación a Holanda de los supervivientes.

El accidente libio es el segundo mas grave ocurrido en la aviación civil en lo que va de año. El pasado mes de septiembre, un Airbus de las líneas aéreas paquistaníes con 167 personas a bordo se estrelló en Nepal. No hubo supervivientes.Las primeras informaciones sobre el accidente, que se produjo a las 10.07 (9.07, hora peninsular española), fueron facilitadas por la agencia oficial de noticias libia Jana. El avión despegó de Bengasi una hora antes. La agencia no ha dado más detalles.

La compañía aérea señaló que el Boeing 727 se estrelló contra el suelo en una zona deshabitada a 60 kilómetros de Trípoli poco antes del aterrizaje. Fuentes tunecinas recogidas en Chipre especulaban con la posibilidad de que el accidente fuera producto de la colisión del avión, comercial con otro militar. Sí se sabe que no hay supervivientes yque los pasajeros eran de diferentes nacionalidades.

La dirección de la aviación civil libia ha anunciado la apertura de una investigación para determinar las causas del accidente.

Desde Portugal, donde el lunes se registró otra grave catástrofe aérea, comenzó ayer la repatriación de supervivientes hacia Holanda, informa desde Faro.

De momento han regresado a Amsterdam nueve supervivientes. Anoche estaba prevista la salida de otros tres aviones con aquellos heridos de nacionalidad holandesa. Por otra parte, fuentes de Martinair, propietaria del aparato siniestrado, confirmaron que no había españoles a bordo.

La comisión oficial de investigación ha empezado sus trabajos, pero todos los especialistas coinciden en que no se conocerán las causas del accidente antes de varias semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 1992