Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kuwait investiga el destino de 496 millones cobrados en cheques al portador 15 días antes de marcharse De la Rosa

El grupo KIO investiga el destino de 496 millones de pesetas cobrados por el Grupo Torras en seis cheques al portador de una cuenta corriente de La Caixa el día 5 de mayo de 1992, fecha en la que todavía la gestión de dicho grupo era responsabilidad del anterior equipo directivo, encabezado por Javier de la Rosa.Los seis cheques fueron cobrados en ventanilla y estaban extendidos por Miguel Soler, a la sazón director financiero del, grupo y en la actualidad asesor financiero de Javier de la Rosa en la sociedad Grand Tibidabo. Al abandonar el grupo Soler reclamó 1.060 millones de indemnización, a los que posteriormente renunció.

El grupo KIO mantiene no tener constancia del receptor de este cobro y los reclama al anterior equipo en la querella que el bufete de Stampa ha preparado, según fuentes del grupo. El cobro se efectuó 15 días antes de la marcha del equipo de de la Rosa y una de las teorías que maneja la querella, según esas fuentes, es que el dinero se desviase a intereses particulares. Estas fuentes sostienen que "es muy sospechoso que los cheques estuvieran extendidos al portador y no fueran nominativos".

Fuentes cercanas a de la Rosa aseguran que los cheques se destinaron a la familia Hernández como parte del pago por el 60% de las acciones de la arrocera Herba que compró Ebro Agrícolas y de la que la mencionada familia era propietaria. Los 496 millones corresponden a una diferencia de valoración que se produjo en las acciones de Prima con las que la compañía Ebro Agrícolas había pagado parte del 60% de la arrocera. Ayer no se había podido localizar a ningún miembro de la familia Hernández para contrastar esa versión.

Los 496 millones que totalizan los seis cheques forman parte de los 55.000 millones aproximados que KIO reclama por los beneficios irregulares que, según la querella preparada por el bufete de José María Stampa por encargo de KIO, obtuvieron los responsables de la gestión de Torras hasta su abandono en mayo pasado. Otros 8.000 corresponden, según ese expediente, a plusvalías obtenidas en la venta de Industrial Cartonera que nunca llegaron a las arcas de Torras, según las mismas fuentes. Ese beneficio se obtuvo a través de instrumentales domiciliadas en Holanda y Gibraltar que, según KIO, pertenecen al anterior equipo gestor, y, según éste, pertenecen a KIO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de diciembre de 1992