Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kim Young Sam gana las elecciones presidenciales en Corea del Sur

El candidato gubernamental, Kim Young Sam, se impuso ayer en las elecciones presidenciales de Corea del Sur al superar al resto de sus rivales por un importante margen de votos en una consulta que facilita el acceso al poder de un civil después de más de tres décadas de presidencias en manos militares. Cuando se llevaba contabilizado el 79,4% de los votos, Kim Young Sam había conseguido 7.970.527 (42%) votos, por delante del opositor Kim Dae Jung, que sumó 6.406.334 (34%), y del multimillonario Chung Ju Yung, fundador de un imperio industrial valorado en 50.000 millones de dólares, con 3.023.358 votos (16%). A pesar de que los resultados no son definitivos, Kim Dae Jung admitió su derrota.

ENVIADO ESPECIAL, La ausencia de incidentes reseñables y la alta participación entre los 29,5 millones de electores, un 80%, caracterizaron el desarrollo de los comicios en los que los votos no se numeraron con ordenadores sino mediante el ábaco, un rectángulo con marco de madera y dos alambres paralelos ensartando bolas movibles que sirven para contar. Las acusaciones de manipulación electrónica publicadas en las violentas elecciones presidenciales de 1987 decidieron la utilización de este sistema.Kim Young Sam, de 65 años, es un veterano luchador por la supremacía de los gabinetes civiles que logra el último objetivo de una carrera, iniciada en 1954 cuando fue elegido miembro de la Asamblea Nacional por la pequeña isla de Koje, representando al entonces gobernante Partido Liberal. Poco después de llegar a Seúl cambió de partido y pasó a formar parte de un grupo de la oposición: Reunificación Democrática.

En 1990, alineó su partido con la formación gobernante y se aseguró la candidatura hacia la presidencia con el Partido Democrático Liberal, en el poder. Sus antiguos compañeros de disidencia le reprocharon la deserción. A pesar de la huelga de hambre que en mayo de 1983 casi le cuesta la vida, Kim Young Sam defendió siempre una presión no violenta para lograr un sistema de gobierno civil.

Retroceso económico

El retroceso económico experimentado por Corea del Sur después del espectacular crecimiento de los últimos años ha sido el punto fundamental de las elecciones. Portavoces del partido del Gobierno prometían ayer dedicar todas sus fuerzas a la recuperación y seguir el ejemplo de Japón, consolidando una fuerte alianza con el empresariado. Según Kil Soong Hoon, profesor de ciencias políticas de la Universidad Nacional de Seúl, "la estabilidad política y el crecimiento fueron las dos preocupaciones que han movido la decisión del electorado".El potentado fundador del consorcio industrial Hyundai y del Partido del Pueblo Unido descalificó por su parte al provisional ganador de las elecciones por considerar que "no podemos hacer funcionar la economía del país con el cerebro vacío de Kim Young Sam".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de diciembre de 1992