El PP 'entregará' la funeraria al mayor contratista municipal o a la patronal

El gobierno municipal del PP elegirá en dos semanas al futuro gestor de la funeraria madrileña entre una asociación de empresarios del sector y una contrata que realiza servicios al Ayuntamiento por valor de 2.000 millones de pesetas. Son dos de las tres únicas ofertas que se han presentado al concurso para hacerse con la mitad del capital de la sociedad que controla los enterramientos. El PP no renunciará a su decisión aunque ninguna oferta resulte convincente.

No se puede decir que el PP no haya hecho todo lo posible por privatizar la funeraria municipal. Esta empresa, mixta en su constitución, ha funcionado siempre en régimen de monopolio, aunque en los últimos años han proliferado numerosas empresas piratas que le han robado no pocos servicios.La funeraria municipal dio beneficios, hasta hace dos años, cuando entró en barrena económica tras varias inversiones desproporcionadas o mal calculadas (Tanatorio Sur, restauración del pórtico de la Almudena). El PP no quiere esperar a ver cómo se resuelven las deudas pendientes y pretende sanear la empresa a través de su privatización.

El proceso abierto para semiprivatizar la funeraria, sin embargo, ha atraído solamente a tres empresas. Nueve habían acudido al bastanteo de poderes previo y casi todas las grandes constructoras se habían interesado por detalles concretos. El precio de licitación se fijó en 1.470 millones de pesetas.

Las tres ofertas

Las tres ofertas presentadas a la apertura de plicas son: Finca Navacerrada, SA (de Vigo y Zaragoza), en 1.350 millones; Servicios Funerarios de Aranjuez, SL (agrupación de pequeñas funerarias piratas de Madrid), en 500 millones, y Funespaña, SL (asociación de más de 275 empresarios del sector de toda España), en 4.058 millones.El Ayuntamiento tiene tres meses para estudiarlas, pero Luis María Huete, primer teniente de alcalde, ha anunciado que la concesión se llevará al pleno del 22 de diciembre.A la vista del contenido de las ofertas, las reacciones han sido variadas pero escépticas. El portavoz municipal de IU, Francisco Herrera, ha pedido que se declare el concurso desierto porque las propuestas le parecen "insolventes", "inexpertas", porque no garantizan los puestos de trabajo y no aportan los recursos económicos necesarios. Lo mismo opina CC OO, mayoritaria en el comité de empresa.El concejal del PSOE Leandro Crespo, consejero de la funeraria, atisba "oscuridades" y por este motivo no acepta que el concurso pueda quedar desierto "para que luego el equipo de gobierno decida adjudicar directamente las acciones a la empresa o multinacional extranjera que quiera". Huete afirma que no quedará desierto porque son ofertas serias que representan a todo el sector.Funespaña parecía en principio la oferta más seria por la cuantía de su propuesta económica (4.058 millones) y porque aglutina a 275 funerarias y otras 140 adheridas. La propuesta económica, desglosada, es menos interesante: 100 pesetas valor de las acciones, 200 millones ampliación de capital, 588 fondo de maniobra negativo, 588 fondo de pensiones, 2.205 pasivo laboral y 577 pórtico de la Almudena.

Quiebra técnica

El consejero delegado de Funespaña, Juan A. de Valdivia, señala que su oferta está hecha sobre el valor real de una empresa que se considera en "quiebra técnica y financiera". Según Funespaña, cuando una empresa está en quiebra no se puede pagar por ella más de lo que vale, sino asumir sus deudas y reflotarla.Funespaña prevé quedarse, si es la favorecida, con un máximo del 20% de los beneficios a partir del momento en que la funeraria esté ya, saneada, dentro de unos tres años. De Valdivia asegura que Funespaña ampliaría servicios y fijaría en 1993 una subida de tarifas sobre la mitad del IPC.

Sobre Finca Navacerrada se coincide en la crítica: es una firma desconocida en el sector, aunque su promotor, Pedro de Diego, es, de hecho, el principal contratista particular del. Ayuntamiento. De Diego trabaja con la funeraria desde 1984 y se ha hecho cargo de la jardinería, limpieza y seguridad de los cementerios (unos 500 millones). Además, tiene, otras contratas municipales por valor de unos 1.500 millones más. Esta concentración de servicios a De Diego en el mandato del PP se cuestiona por su riesgo económico. Sin embargo, este empresario ya mantenía estas buenas relaciones con el gobierno del PSOE. Finca Navacerrada exige la continuidad del monopolio en el servicio y reduce el tiempo de los enterramientos de 10 a cinco años. Además, impone: alguna nueva tasa que encarecería los servicios.

La propuesta de Servicios Funerarios de Aranjuez sólo se contempla de cara a la galería. Esta sociedad está constituida con 500.000 pesetas y no se conoce su actividad ni su experiencia. Reclaman el mantenimiento del monopolio y consideran sobredimensionada la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de diciembre de 1992.