Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

500 toneladas de basura se acumulan en el campo base del Everest

La basura acumulada en los alrededores del campamento base del Everest supera las 500 toneladas, según estimaciones efectuadas por las autoridades de Nepal. Ante la carestía que supone la limpieza de semejante volumen de desperdicios, -acumulados durante las cuatro décadas transcurridas desde que Edmund Hillary y el sherpa Tensing Norgay alcanzaron la cumbre (8.848 metros), el gobierno de Nepal ha recurrido al Programa de Medio Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a los bancos Asiático y Mundial, que han dado el visto bueno a un proyecto de saneamiento de 23 millones de pesetas.

Las 138 expediciones que han intentado escalar la montaña más alta del mundo desde 1953 por las rutas de la vertiente nepalí han dejado una media de 400 kilos' de desechos cada una.La basura acumulada incluye materiales plásticos, latas, botellas, cilindros de oxígeno, ropa e incluso un helicóptero que se estrelló en 1973 durante el desarrollo de una expedición italiana.

En algunos puntos del glaciar, visibles sólo cuando la nieve se derrite, se encuentran no menos de dos decenas de cadáveres de alpinistas de todo el mundo que no pudieron alcanzar la cima y fallecieron en el intento.

En 1987, Hillary recomendó al gobierno de Nepal la anulación de permisos para la escalada durante cinco años, con el fin de que la propia naturaleza degrade buena parte de las basuras. Sin embargo, su propuesta no fue tenida en cuenta.

Al margen de otras actuaciones, las autoridades locales realizan esfuerzos para que los montañeros recojan sus desechos.' Un funcionario acompaña a las expediciones para garantizar el cumplimiento de tal recomendación, aunque el éxito de la medida deja mucho que desear.

La degradación ecológica de la montaña ha motivado la puesta en marcha de una expedición española que liderará, honoríficamente, el propio Hillary. Grupos de voluntarios acudirán al campamento base para efectuar labores de limpieza. Lluís Belvis, cónsul honorario de Nepal en España, Emili Civis, Joan Creixams y Josep Antoni Pujante son los responsables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 1992