Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

58 muertos en un viernes negro para la guerrilla colombiana

Las fuerzas de seguridad colombianas mataron a 58 guerrilleros en combates habidos en diversas partes del país a lo largo del pasado viernes. Se trata del mayor número de bajas sufrido por la guerrilla en un sólo día en los últimos años, según fuentes militares. Los guerrileros dinamitaron dos oleoductos y varios puentes e incendiaron autobuses. El choque más grave se registró en el municipio de Ginebra, al sur del país. La televisión difundió imágenes de las oficinas del Gobierno en esta población completamente destrozadas. Una toma final mostraba, tirados en el suelo, los cadáveres de los guerrilleros muertos.Carlos Guerrero, portavoz de la guerrilla, desmintió en México las informaciones militares y afirmó que la mayoría de la víctimas eran "humildes campesinos tiroteados y bombardeados indiscriminadamente".

El Gobierno de Colombia, empeñado en la lucha contra la subversión, definió el viernes las estrategias militar y económica contra la guerrilla. En una reunión en la sede del Ministerio de Defensa los mandos que han asumido el poder militar fijaron sus pautas de trabajo. Se reforzará la labor de inteligencia y se pasará de la acción defensiva a la ofensiva, bajo el mando del general Ramón Gil Bermúdez, nuevo jefe de las tropas, considerado un hombre fuerte en la lucha contra los grupos insurgentes.

En el campo económico, el Gobierno dictó nuevas medidas para impedir la financiación de los rebeldes. Se controlará el dinero público para que no engrose las cuentas bancarias de los insurgentes. Esta medida se suma a las decretadas hace una semana, que prohíben a ganaderos y empresarios pagar a la guerrilla impuestos revolucionarios o rescates por secuestros.

Más información en Domingo 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1992