Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El principal acusado del escándalo de las transfusiones en Francia no recurrirá

El principal acusado en el escándalo de las transfusiones de sangre en Francia, el doctor Michel Garretta, ha decidido no recurrir contra la sentencia que le condenaba a cuatro años de prisión. Garretta era director del banco nacional de sangre francés cuando 1.200 hemofílicos se contagiaron de SIDA por medio de transfusiones con sangre contaminada.El abogado del médico, Dominique Charvet, aseguró ayer -en declaraciones a una emisora de radio- que su cliente ha decidido no recurrir porque ha dejado de creer en un sistema judicial que no tiene en cuenta los argumentos aportados durante el juicio.

Garretta fue declarado culpable de fraude y negligencia criminal por haber permitido que se utilizara sangre contaminada de SIDA en las transfusiones de sangre que se realizaron a hemofílicos durante 1985. De los hemofílicos que se infectaron por esta vía, 300 ya han fallecido de SIDA y algunos médicos calculan que otros 5.000 también están afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de noviembre de 1992