Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ensidesa volvió a parar ayer en solidaridad con la 'marcha de hierro'

"Si el Gobierno no cambia su política reindustrializadora y persiste en la actual, lo vamos a cambiar a él los trabajadores a través de las urnas". Éste es el aviso que, en boca del secretario general del metal de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, lanzaron ayer los sindicatos en un intento más de que el Ministerio de Industria modifique el plan de reestructuración de la siderurgia. El lunes las centrales habían amenazado con nuevas movilizaciones y con recurrir a la fuerza.

Los trabajadores de las factorías de Ensidesa en las localidades asturianas de Gijón y Avilés secundaron ayer de forma total, y por segundo día consecutivo, una jornada de huelga que dejó a esta empresa paralizada. El paro de 48 horas coincidió con la llegada a Madrid, el lunes, de la marcha de hierro integrada por 700 trabajadores, que recorrieron a pie 500 kilómetros para expresar su protesta al ministro Aranzadi, y con su regreso a Asturias y País Vasco. En Baracaldo miles de personas recibieron ayer a los marchistas vascos.

El plan de competitividad de la siderurgia integral prevé la pérdida de más de 6.300 empleos en Ensidesa y otros 3.300 en Altos Hornos de Vizcaya, mediante jubilaciones anticipadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de octubre de 1992