Gobierno y guerrilla de Mozambique firman la paz tras 16 años de lucha

El presidente de Mozambique, Joaquim Chissano, y el líder del grupo guerrillero Renamo, Alfonso Dhlakama, firmaron ayer en Roma un histórico acuerdo de paz por el que ponen fin a una cruenta guerra civil de 16 años de duración. El compromiso de paz fue alcanzado tras 27 meses de intensas negociaciones, salpicadas de numerosas interrupciones, auspiciadas por el Gobierno italiano y la Iglesia Católica.El acuerdo debe ser ratificado ahora por el Parlamento de Mozambique, lo que se considera un puro trámite, y a continuación entrará en vigor un alto el fuego. El presidente Chissano anunció ayer que las elecciones municipales, generales y presidenciales "se celebrarán dentro de un año" y pidió a la ONU el envío urgente de observadores, sobre todo en esta primera fase, considerada por los observadores como la más delicada. La guerra civil de Mozambique, una antigua colonia portuguesa que alcanza la independencia en 1975, ha costado la vida a un millón de personas.

El tratado firmado permite la creación de un nuevo Ejército, formado a partes iguales por tropas regulares y guerrilleros. Los soldados de Zimbabue que protegían un corredor para garantizar a su país una salida comercial al Indico tendrán ahora que abandonar Mozambique.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS