Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contentar los gustos de la mayoría

La Semana de la Moda inició ayer su andadura, con las propuestas de baño

La Semana Internacional de la Moda, que en la jornada de ayer mostró al visitante las claves para vestirse durante el próximo verano, inició, con las propuestas de la moda del sol, un programa de desfiles en los que campeó una consigna rotunda: contentar al comprador, ofreciéndole un producto de moda que huye a toda costa del riesgo y el sobresalto. Al parecer, serán legión los hombres y mujeres que adecuarán su imagen apuntándose a una moda llevable de clara componente clásica. Las propuestas de baño, con una mayor dosis de ingenio y fantasía, confirmaron en pasarela la tesis de que la calle ya no es el mejor paisaje para el espectáculo.

La Semana Internacional de la Moda, que inauguró ayer en Madrid su 12ª edición, reúne a 1.169 firmas de confección, un sector que facturó el pasado año en España un billón de pesetas en precio de fábrica y cuya balanza comercial presenta un déficit de 44.677 millones de pesetas. La excursión oficial de distintas autoridades, entre las que se encontraba el responsable del certamen, Cipriano López Lizarbe, acompañado en su recorrido a través de todos los pabellones por el director de Ifema, Manuel Coronader, constituyó la primera visita que insufló cierto ánimo optimista en los expositores durante esta primera jornada.Lo que parece muy claro para la mentalidad general del sector de la confección española es que si ha, de haber una revolución en el sistema de la moda, ésta ha de producirse aquí y ahora. Por un lado, las alegres actitudes de experimentación y de innovación estética que caracterizaron la década pasada, con arriesgadas propuestas en las formas y siluetas, tuvieron un triste destino. Hoy la creatividad no es el mejor caballo de batalla para ganar el favor de clientes y adeptos, en un mercado actualmente dominado por la solvencia financiera de las multinacionales que imponen en el mercado un producto apetecible a precio competitivo. El criterio no es, pues, darle cancha a la imaginación sino potenciar otro tipo de gesta más pragmática: diseñar el producto que vende.

Sueños de seducción

Todo ello está dando como primera lectura apreciable en este multicertamen que alberga distintas plataformas de moda, la presencia masiva en las calles, de hombres y mujeres que, por propia iniciativa o como fruto de las circunstancias adversas que aquejan al industrial, se verán forzados en el 93 a despertar definitivamente de los sueños de seducción de la moda.La pasarela de la moda del sol, repleta de un apastelado colorido de rosa, salmón, amarillo, azul y verde y de formas armónicas como el drapeado, los volantes, las faldas con vuelo, las chaquetas bien construidas y los efectos vaporosos de gasas y organzas, abundó en el concepto de una nueva elegancia que huye del sobresalto y busca ante todo el equilibrio, pero que se abre eclécticamente a un tipo de propuestas más recargadas que encuentran en la onda abigarrada de Versace un gran filón de inspiración. El plagio de los grandes creadores internacionales ya no parece motivo de condena. Éste podría ser el rápido análisis del comprador, que aquí encuentra una diversidad tan amplia como para no equivocarse.

En definitiva, la consigna en la Semana Internacional de la Moda es que haya una oferta de estilos adaptable a todos los gustos. Para la ropa de baño, las opciones también se amplían dejando que el, bañador comparta de nuevo el protagonismo con el biquini. El ambiente de playas y piscinas se sofistica con la vistosidad de Ias lycras ciradas y el brillo de tejidos elásticos acharolados, y las incrustraciones de pedrería. La estética retro y la intensidad de una explosión de temas florales y étnicos imperará en el próximo verano, acompañada de pareos, falditas, shorts, y bustiers que acentúan la feminidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1992