Banja Luka, el negocio del terror

Nuevas ténicas de 'limpieza étnica' en la autoproclamada república serbia en Bosnia

ENVIADO ESPECIAL El comandante serbio Milovan Milotinovic dice que los musulmanes de Banja Luka no tienen problemas. Pero los líderes de la comunidad musulmana esperan atemorizados en una casa, junto a la mezquita de piedra, la llegada de la comitiva de Tadeusz Mazowiecki, el ex primer ministro polaco encargado por la ONU de indagar sobre las violaciones de los derechos humanos en esta guerra. En Banja Luka, ciudad bajo el toque de queda entre las diez de la noche y las cinco de la mañana, el terror se palpa. Una nueva técnica de limpieza étnica se está poniendo en práctica en la autoproclamada República serbia de Bosnia-Herzegovina.

A Celinac, a 12 kilómetros de Banja Luka, en el noroeste de Bosnia, se llega por una carretera tranquila. No hay heridas de combate en las casas de campo que orillan -la ruta. Es una zona controlada por las fuerzas serbias. El cargador de la metralleta del miliciano serbio que viaja en nuestró vehículo -un malencarado chetnik que hemos recogido en el camino a modo de dudoso salvoconducto- rebosa de brillantes balas de cobre a punto de derramarse sobre nuestros muslos. Pero el viaje termina abruptamente,. después del primer cartel de Celinac, ante un puesto decontrol serbio.El papel firmado por el mayor de Caballería Milovan Milotinovic no permite ir más allá. El miliciano sigue a pie, nosotros volvemos a Banja Luka. El mayor Milotinovic niega el piermiso para visitar Celinac porque dice que hay peligrosas operaciones militares en la zona.

No se oyen disparos, no hay movimientos de tropas. Según el mayor Milotinovic, Celinac sufría feroces combates entre milicianos serbios y fundamentalistas islámicos apoyados por Teherán. En Celinac, por el contrario, según los representantes de la comunidad musulmana de Banja Luka, se están poniendo en práctica las nuevas técnicas de limpieza éInica de la República serbia de Bosnia. "Están encerrados 600 mujeres, niños y hombres en penosas condiciones en una escuela convertida en prisión", asegura uno de los miembros más destacados de la comunidad musulmana.

"En Mehovci y en Bastasi", añade, ','la expulsión de los ciudadanos musulmanes ya sé ha completado, y en sus casas viven ahora refugiados serbios. Pero en la comarca de Banja Luka y la ciudad de Celinac se desarrollan nuevas formas de terror. El primer paso es poner a los musulmanes bajo arresto, mientras que a los serbios se les permite entrar y salir libremente. Unicamente los musulmanes que acceden a firmar un documento por el que entregan sus propiedades al Estado reciben permiso para dejar el territorio del municipio".

Acoso serbio

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El médico, de 58 años, que pronuncia estas palabras forma parte de la directiva de Mohamer, una asociación de ayuda a los musulmanes que sufren el acoso de las nuevas - autoridades de la República serbia de Bosnia-Herzegovina. Pide que su nombre no se publique para evitar represalias de las autoridades serbias. Sin embargo, sus afirmaciones son suscritas también por el imam de Banja Luka, Ibrahim Halilovic, así como por el resto de la directiva de Mohamer.

"El 80% de los trabajadores musulmanes ha perdido su trabajo. Desde el principio de la primavera [cuando empezó la guerra en Bosnia], muchas tie.ndas y pequeños negocios de musulmanes han sufrido atentados", prosigue. Hay multitud de casos. "En la óptica de un musulmán bosnio, junto a mi casa, pusieron una bomba Hace 12 días hubo otro atentado contra la casa de unos vecinos, y al día siguiente en un restaurante. Todos los que han perdido la casa y aceptan entregar sus bienes a la nueva República serbia tienen el campo libre para abandonar la ciudad. Lo mismo está sucediendo en Celinac o Sariski Most".

La campaña de terror no termina ahí. "Hace una semana, la policía arrestó en plena noche a un taxista de 35 años. Unos días después, su cadáver apareció ery el río. Era musulmán. Y no es el único caso de visitas nocturnas por parte de policías o de fuerzas irregulares. Los musulmanes no tenemos protección: ni de la policía ni en la Cruz Roja ni en el hos pital. Si eres musulmán y estás enfermo, te ponen todos los im pedimentos posibles para ser atendido en el hospital. Dicen que los combatientes serbios heridos tienen preferencia" subrayan los líderes de la co munidad islámica. Por otra parte, "los jóvenes musulmanes son alistados en el Ejército ser bio bajo la amenaza de perder su trabajo, despedir a sus mujeres o perder la casa. También nos han dado nuevos documen tos, porque dicen que este es un nuevo país. No hace falta que ponga que somos musulmanes, por el nombre se sabe".

La denuncia de un obispo

No sólo los musulmanes sufren persecución. El obispo de Banja Luka , Franjo Komarica, escribió la semana pasada una, carta al líder de la autonombrada República serbia, Radovan Karadzic, en la que se denuncia que 150 católicos han sido asesinados en la feligresía de Banja Luka, "la mayoría mujeres y ninos" , y que cuatro sacerdotes han sido internadosen campos. "Personas de uniforme actuaron de forma bestial" en NoVa Topola, cerca de Banja Luka, se añade. El mayor Milovan Milotinovie explica a todo el que quiera oírle, y con todo lujo de detalles sobre el mapa, el curso de la guerra defensiva que las unidades serbias desarrollan en la orilla del río Sava contra las agr . esiones croatas. El mayor Milotínovic se queja de que la Comunidad Europea sólo reconozca al Gobierno de Sarajevo como legítimo representante de BosniaHerzegovina. "El islam quiere extenderse a toda costa, predica la guerra santa", y muestra un trozo de papel escrito en árabe en el que, al parecer, se proclaman las bondades de "morir en,combate para tener acceso directo al paraíso".

El mayor Milotinovic dice que la Republica serbia de Bosnia -"que sólo recibe órdenes de su comandante supremo, Radovan Karadzic"- es un país como la República serbia de Krajina (en Croacia) o como la propia Serbia. Su intención es formar una sola comunidad de pueblos serbios hermanos, "una federación". "Todos los soldados que luchan aquí son serbios nacidos en la República", recalca.

"El armamento lo dejó aquí el Ejército yugoslavo", afirma.

Dice que sólo reciben de Belgrado ayuda humanitaria, pero para poder visitar esta República facilita un número de teléfono en la capital serbia. "Es nuestra embajada allí".

Gatillo suave

Luka La ciudad de Banja Luka, un foco de resistencia antinazi en la II Guerra Mundial de los partisanos de Tito contra la república títere croata de Ante Pavelic, sustentada por la Alemania de Hitler, es hoy una ciudad en armas y poco segura.

Jóvenes casi imberbes regresan de pasar la noche en las montañas con fusiles al hombro, sonrientes, como si volvieran de cazar patos,

. En la comisaría de, policía entra y sale una fauna atrabiliaria vestida de paisano o con una gama imposible de uniformes, portando un imponente arsenal de todos los calibres.

Pero son más inquietantes los controles que salpican las carreteras de la autoproclamada república. Cualquiera con armas tiene el poder de adueñarse de una carretera y levantar una barrera sin más garantía que su estado de ánimo.

En los controles, montados por una caterva de soldados, policías, civiles y chetniks, con tablas, obstáculos antitanque, sacos terreros y cajas de munición, uno puede encontrarse con su última barrera. Sobre todo cuando el arbitrio de los aduaneros depende del aguardiente que lleven en el alma. El gatillo lo tienen entonces suav e.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS