Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millones de negros surafricanos secundan la huelga general convoca a por Mandela,

La convocatoria de dos días de huelga general en Suráfrica realizada por el Congreso Nacional Africano (ANC) que lidera Nelson Mandela y sus aliados del sindicato negro Cosatu y del partido comunista fue seguido ayer masivamente por la población negra del país, en porcentajes que oscilaban entre el 80% y el 95% -en su primera jornada, según distintas evaluaciones. Veintidós personas murieron en diversos incidentes violentos registrados durante la jornada de huelga y a lo largo de las horas previas.

El primer día de los dos de paro general tuvo un abrumador seguimiento, que en algunas localidades llegó hasta el 95% de la población negra., En general, los primeros indicios apuntaban a un paro promedio del 80%. Los trenes de cercanías de Johanesburgo, entre ellos los que unen la capital económica de la nación con el gueto di Soweto, habitualmente llenos a rebosar, circulaban ayer prácticamente vacíos. En las calles de Johanesburgo apenas algunos vendedores ambulantes extendían sus productos en las aceras. La mayoría de los transeúntes y trabajadores que transitaban por el centro de la ciudad eran blancos.Neil Coleman, portavoz del Cosatu, decía ayer que esta huelga es "la mayor en la historia del país", secundada por más de los siete millones de negros que pararon en noviembre para protestar contra la imposición del IVA.

Unos 5.000 policías y soldados fueron enviados la semana pasada a 14 de los guetos que rodean Johanesburgo con la misión de mantener la paz durante estos dos días críticos. La policía comunicó la existencia de operaciones intimidatorias en los guetos negros, alguna saldada. sangrientamente. En Dobsonville, un área de Soweto, una multitud apedreó a los taxis que pretendían trasladar trabajadores a Johanesburgo y abrió fuego contra la policía. Los agentes replicaron, dispararon sobre la masa y mataron a tres personas. En Grabouw, cerca de Ciudad del Cabo, la policía disparó y mató a un hombre que lanzaba ladrillos a su vehículo blindado.

En total había ayer constancia de 22 muertes. El incidente más grave se produjo el domingo por la noche en territorio zulú, cuando 11 personas cayeron muertas cerca, del pueblo de Esikaweni. La policía investigaba ayer si la matanza estaba relacionada con La huelga, como el caso de los dos autobuses que ayer por la mañana transportaban obreros a sus trabajos en Natal y fueron objeto de una emboscada que costó la vida a uno de los conductores. El corresponsal de The Washington Post y otro periodista del semanario liberal Weekly Mail recibieron heridas de bala de origen desconocido en el gueto de Sebokeng, próximo a Johanesburgo.

Los analistas políticos coincidían ayer en advertir que la masiva respuesta a la orden de paro no debe interpretarse automáticamente como un masivo apoyo a quienes han convocado la huelga. Tom Lodge, experto en el ANC y profesor de la Universidad de Witwatersrand, señala que "el porcentaje de gente que se ha quedado en casa no nos dice si ellos apoyan la causa, si están satisfechos o si votarían al ANC".

Nelson Mandela, líder del ANC, manifestó durante el fin de semana que el objetivo de la huelga es lograr una rápida reanudación de las negociaciones, y no forzar la caída del Gobierno. Sería "de ingenuos" pensar que eso pudiera lograrse, dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de agosto de 1992

Más información

  • 22 muertos en incidentes relacionados con el paro, que pretende forzar a De Klerk a negociar