Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sartorius dice que el PSOE tiene que pagar caro el plan de ajuste

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Nicolás Sartorius, confía en que el PSOE "pague el precio más alto posible" por las medidas de ajuste económico que mañana, martes, defenderá en el Congreso el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga. "Hay que hacerle pagar un precio muy alto porque está totalmente injustificado que con la inflación, el déficit y los tipos de interés existentes, las medidas se dirijan a aumentar los impuestos a los trabajadores", informa Europa Press.Sartorius rechaza que sus posiciones, como portavoz de la corriente Nueva Izquierda, tengan algo de aproximación al PSOE. "De aproximación al PSOE, nada. Soy totalmente contrario a la política que hace en este momento aunque si entra en otra lógica, pues bienvenidos todos los que quieran hacer una política más progresista", señaló.

El portavoz parlamentario asegura que será leal a la mayoría que salió de la III Asamblea de IU y que dirige el coordinador general, Julio Anguita. "Nosotros vamos a colaborar para que ese liderazgo tenga el mejor resultado posible. No queremos ser obstáculo para que esa dirección tenga éxito porque será el éxito de Izquierda Unida". No obstante, precisó que está dispuesto a "asumir las responsabilidades que sean necesarias". Sartorius intenta desdramatizar la situación que puede crearse en el grupo parlamentario cuando tenga que votar el Tratado de Maastricht, cuestión en la que están divididos la mayoría de Anguita y los renovadores de Sartorius.

La tesis de Sartorius es la de que "la ruptura está fuera de discusión; en el supuesto de que no haya acuerdo cada uno votará una cosa y no pasará nada".

La previsión del CDS

Por su parte, el portavoz parlamentario del CDS, José Ramón Caso, en declaraciones a Europa Press, cree que el Gobierno no convocará elecciones anticipadas dada la situación económica en la que se encuentra el país. "Apretarán económicamente y cuando falte poco para las elecciones meterán dinero para que la gente vaya contenta a votar".Caso no se resigna a que los ciudadanos derrumben definitivamente al CDS y aspira a que sea "un partido de centro" el árbitro de la situación política.

No cree conveniente para los intereses de todos los ciudadanos que sea un partido nacionalista, como es CiU, dicho árbitro ni tampoco Izquierda Unida.

El portavoz centrista cree que su partido en el último año ha conseguido una "identidad más perfilada" pero reconoce que no ha experimentado un crecimiento en la intención de voto quizá porque los ciudadanos perciben que todavía existen conflictos internos.

El CDS celebrará un congreso el próximo otoño que será el de la "unidad". Antes de ese congreso es posible que abandone el partido parte del sector que lidera el ex secretario general, Antoni Fernández Teixidó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1992