Los refugiados se encuentran con las fronteras cerradas

Para miles de refugiados de Bosnia-Herzegovina, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, se cerraron las fronteras de los países vecinos en la noche del martes. El frente humanitario creado por Croacia, Hungría y Eslovenia se ha colapsado por falta de ayuda internacional y capacidad propia. Hungría y Croacia cerraron sus fronteras y Eslovenia lo hará en los próximos días. Austria, donde ya hay 45.000 refugiados, inició a comienzos de mes una política restrictiva de ingreso al país y cada día son devueltos cientos de ciudadanos de la antigua Yugoslavia.Miles de ellos no encuentran destino y son transportados de una frontera a la otra, sin ser aceptados por ninguno de los países vecinos.

Los días de viaje se prolongan dramáticamente en las peores condiciones sanitarias y psicológicas para las víctimas. La Iniciativa Centroeuropea (ex hexagonal) se reunirá en Viena mañana a nivel de jefes de Estado en una cumbre para enfrentar el problema de los refugiados.

En Croacia se encuentran alrededor de 670.000 refugiados, de los que medio millón proceden de Bosnia-Herzegovina. El ministro de Interior de Croacia, Iván Jarnak, se reunió ayer en Viena con su homólogo austriaco, Franz Loeschnak, y anuncio que desde ahora y con efecto inmediato "todos los nuevos refugiados procedentes de Bosnia-Herzegovina serán transportados a las fronteras con Eslovenia, Italia y Hungría".

Jarnak apeló a estos países para que labran nuevamente sus fronteras" y criticó a la. comunidad internacional de no haber enviado ayuda suficiente para resolver el problema. "En Croacia", dijo Jarnak, "no hay posibilidad ni siquiera para un solo refugiado más".

El viceprimer ministro de Eslovenia, Joze Pucnik, criticó al Gobierno croata por transportar a los refugiados a las fronteras de países vecinos, porque ellos también tienen como única alternativa la de "enviarlos a las fronteras de Italia y Austria". "En caso de aceptarlos", dijo Pucnik, "se hará sin aceptar la responsabilidad por las malas condiciones existentes".

Eslovenia, independiente desde hace poco más de un año, que tiene dos millones de habitantes y una dura crisis económica, ha recibido a 63.000 personas procedentes de Bosnia-Herzegovina. Pucnik declaró que estaba "decepcionado" por la actitud del "resto de Europa" frente a los refugiados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de julio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50