Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El American Ballet me ha permitido estilizar mi técnica", dice Bocca

El bailarín argentino actuó ayer en la gala de su país

El bailarín argentino Julio Bocca, que a sus 25 años está considerado como uno de los mejores del mundo, dijo ayer en Sevilla que su trabajo en el American Ballet Theatre le ha permitido "limpiar y estilizar" su técnica. Bocca tenía previsto interpretar ayer dos tangos, uno de ellos acompañado por el cantautor Alberto Cortez, dentro de los actos programados por el pabellón de Argentina para conmemorar su día nacional.

"El tango, más que un ritmo, es casi un modo de vida y también el mejor símbolo de Argentina en el mundo", dijo Julio Bocca, que actualmente es primer bailarín del American Ballet Theatre y colabora con el teatro Colón de Buenos Aires.

Piazzola en concierto, con coreografía de Julio López, y El día que me quieras, coreografiado por Juan Carlos Copes e interpretado en directo por Alberto Cortez, son las dos piezas que presentó ayer Bocca, acompañado por Eleonora Cassano, en el auditorio de Plaza, de América, en la Expo.

Julio Bocca, intérprete tanto de danza clásica como contemporánea, reconoció su preferencia por el lado artístico del ballet más que por el técnico. "Vladimir Vassiliev, bailarín del Bolshoi, es una de las figuras que más me han marcado. Es a la vez gran bailarín y técnico. Me gustan los artistas, no los acróbatas", dijo Bocca.

"Nueva York me dio la posibilidad de agrandar mi repertorio y tratar de parecer más alto en el escenario de lo que realmente soy", señaló. El bailarín, que actuará en una gala iberoamericana que se celebrará en Madrid a finales de este mes, esbozó una de las piezas que tenía previsto interpretar ataviado como un turista más, con gorra y riñonera incluidas.

Junto a Bocca, que volverá a Sevilla en septiembre con la compañía de Ballet Contemporáneo San Martín, actuaron la Orquesta Color Tango, la cantante Beba Bidart y el grupo folclórico Tucu-Tucu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 1992